Quién pensaría que aquella ciudad asediada por bombardeos y conflictos de hace años atrás, hoy en día, estuviese con una relativa y aparente normalidad. Viendo como con el tiempo la coherencia y el sentido común se va imponiendo, aunque sea poco a poco y haya cuestiones de índole político y cultural que no toda la ciudadanía comparte.

Y digo esto porque Belgrado, parte de la antigua Yugoslavia; mediante no sin esfuerzos algunos como presupongo debido a su trayectoria comentada, han logrado inaugurar, desde el impulso de una asociación de discapacitados visuales, un cine adaptado con sus propias necesidades.

El recinto del que se encuentra encargado en todo su funcionamiento la asociación Serbia propulsora del proyecto, tiene entre sus previsiones que nada más ni nada menos, hagan uso de esta sala más de 25.000 personas. La característica que tiene recae en que el mismo esta enfocado principalmente para los hablantes Serbios, cuestión espero no sea estricta y se amplie a todos.

Siendo la forma del disfrute del pase de cine no complejo, gracias a que la descripción en voz de la película en pase, es posible escucharla por una parte de los auriculares, mientras que por el otro, es posible escuchar el diálogo correspondiente a los que se está proyectando en ese momento.

Si ya es fenomenal la iniciativa e implicación, también la veo en que los diálogos son traducidos por voluntarios y para su puesta en funcionamiento hasta ahora se han adaptado películas de gran tirada cinematográfica, como; “La pasión de Cristo”, “El Pianista”, “American Beauty”, “Ciudadano Kane”, además, de las que se espera traducir de forma mensual y dar pase en esta salita que ha dado su “pistoletazo” de salida y, donde en esta ocasión, el sonido, no ha sido para un ingrato desgarro de armamento, sino para algo más que una integración de derechos y deseos.

SolidaridadDigital.com