Por qué, y para qué, me puedo quedar otra vez sin volver a soñar, si sueño porque quiero, y sueño, para que los sueños se emborrachen de ilusión, si sueño es para jugar con los pensamientos, para que el miedo le pierda miedo al miedo, para no dejar que se me agoten las pilas, y los sueños se mueran de un intenso frío…

¿Por qué, y para qué no, no poner todos los pensamientos y fuerzas en soñar? Si dejo de soñar, me puedo quedar en un momento dado sin volver a soñar; y para eso, sí que no creo que haya repuesto en la tienda de esta vida.

Soñar