Un solo minuto de la vida

Inicio/Personal/Un solo minuto de la vida

Un solo minuto de la vida

Ahí continúas a medio vestir sentado junto a mí, sereno ante el peligro que nos acecha, sin perder el tiempo más valioso que poseemos para gastarlo en nosotros dos una vez más como ha sucedido desde que se puso el alba. Nuestras miradas cómplices y enternecidas se cruzan entre los dos al mismo tiempo que nos privamos de alimentar al gélido silencio para que no nos robe el deseo más profundo que tenemos de dar forma a cada uno de los proyectos de vida que manifestamos en común. Justo en este instante te compruebo más fuerte y decidido que anoche, incluso con ganas de llegar hasta el fin del mundo si fuera necesario para buscar feroces el camino que nos conduce hacia aquellos sueños que colmarán de ilusiones nuestras vidas.

Es ahora, en el momento que te acaricio cuando realmente compruebo que el corazón también me habla, y me dice; —«Abraza a la persona que amas, y quiérele sin ningún tipo de pudor» «La respuesta de tu vida la hallarás en aquellas cosas que vivas» —.

Mientras te acaricio, me susurras que tus sentimientos también te manifestaron lo mismo que a mí. Nos enfundamos el abrigo en silencio, partícipes los dos de nuestras vidas, y salimos decididos de casa a no dejar en el silencio del corazón un solo minuto de la vida.

Por | 2017-07-09T23:58:11+00:00 Enero 16th, 2017|Personal|Sin comentarios

Deje su comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies