Solamente te diré un par de palabras que serán más que palabras, lo que me sale del corazón, y deseo que permanezcan en ti, igual que ahora en mí, aún cuando el destino nos separe para siempre.
No, no llores ahora, si no me vas hacer llorar a mí también. Ríete, no te digo lo que siento para que te sientas triste, sólo necesito expresarte en palabras lo que te intento demostrar.

Correré y andaré por éste sendero de nuestro destino en el que nos acompañamos de un modo verdadero, y aunque sea con tan sólo unas palabras lo que te diré, si tú alguna vez quieres decirme algo, me llenarás la vida por completo.

Con tu permiso, te diré eternamente un par de palabras; te diré, ‘te quiero‘, ‘abrázame‘, ‘no desfallezcas‘, ‘lucha‘, ‘olvida el dolor‘, ‘persevera’, ‘ten fe‘, ‘aquí estoy‘, ‘nada irá mal‘, ‘te necesito‘… No dejes que ni siquiera el destino, deje mudo el corazón.

No me entristeceré porque aunque haya un día que parece el corazón se derrama de pena y nostalgia, siempre hay un motivo por el que sonreír.

No, no llores que corro como una flecha a secarte esas lágrimas, y a decirte un par de palabras que deseo te alegren ese tierno corazón, como tú, me lo has alegrado con tu compañía.
Quiero estar contigo, y también tengo miedo por cuando tú no estés. Lo que no sabes compañero de viaje, que, tan sólo un par de palabras tuyas, hacen que cualquier miedo, añoranza, desfallecimiento, soledad desaparezca de un plumazo, porque aunque en la distancia, te siento cerca.

palabras