Amigos(as) os parecerá una locura. Después de días escuchando y observando cómo pequeños sonidos transcurrían a determinadas horas, por los pequeños rincones de la Buhardilla, sobre todo de la noche, han tomado forma, y evidenciando no lo estaba; que no eran imaginaciones mías. Y es que hoy, al despertar, cuando después de varios días sin apenas escuchar muchos ruidos durante la noche, observar movimientos extraños como de costumbre, ha sido cuando al despertarme como cada día, y de igual modo al anterior, me encuentro junto a la cabecera de la cama un nuevo mensaje. Estaba allí bien colocada la misteriosa nueva notita de la que días atrás también había recibido.

Os diré que no entiendo mucho lo que me quiere decir, además la notita no está tampoco escrita a pulso, quién quiera que fuese, lo ha hecho con la recopilación de letras, componiendo palabras y frases, todo letra a letra. Como hacen en las películas de misterio […]

Ahora sí, identificativamente deja algo más claro a las otras quién és, pues la primera al tratarse de una sencilla notita, casi sin importancia y la que tomé como casual, como una broma hecha por algún familiar, y en la que sólo había escrito un escueto saludo, no tome mucho en cuenta.
A lo que, sin todavía saber muy bien el qué me llevó a guardarla, lo hice cuidadosamente ¿Conservarla para qué? No la tire, simplemente, la cogí y guarde entre varios libros, hasta hoy, cuando la he sacado para analizar; de arriba abajo […] Quizás con la confianza de saber que no sería la única que recibiría, como esperando en algún momento averiguar algo.

En ésta, como en la anterior, lo primero que pude ver al cogerla fue un texto, unas palabras allí escritas por alguién que, hasta ese mismo instante desconocía de quién se trataba verdaderamente […]
Con curiosidad, enseguida, le di la vuelta para ver si había algo más escrito, y sí, a primera vista pude ver entonces esto […]

 

Remitiendo el Duende Misterioso

Remitiendo el Duende Misterioso

 

Sin embargo, después a esta tercera “entrega”, ya como más evidenciando su confianza y su presencia, puedo ver en esta última la de hoy, la que ya he interpretado estar más allá de una broma, algo más serio. Leyendo y viendo […]

 

Duende

Duende

-Sigue diciendo… –

 

El Duende Travieso

El Duende Travieso

 

¡A lo suyo! No me deja claro una vez más, si es chico(a) Entiendo quiere dejarlo de incógnita. Aunque la verdad, eso poco me importa.
-Continúa en su particular nota- [….]

Duende okupa

Duende okupa

“De momento no voy a dejarme ver, no vaya hacer que me eches de aquí, y yo lo que quiero es quedarme.”

¿Un “duende”? ¿Quedarse? ¿Aquí? ¿Cuánto tiempo? ¿Pueden hacer estas cosas? ¿Por qué a mí? ¿Qué quiere realmente? […]
Sabedor(a) de que no lo haré, a pesar de mis dudas, me habla del protocolo y del manual de “los duendes” […]

El Duende Amistoso

El Duende Amistoso

 

¿Será una indirecta, directa para que lo lea y conozca sus condiciones y forma de vida? Lo que le gusta, necesita, como tratarlo, etcétera, etcétera.

No me lo creo. Si bien me parece estoy volviéndome majara, me ilusiona tener compañía en la Buhardilla y juntos escribir, buscar cosas interesantes, mostrar mis sentimientos, curiosidades…

¡Ups! se me ha pasado la hora. Llego tarde a mi cita con el ordenador, para ese nuevo artículo que ando perfilando no sea que se me escape definitivamente de la cabeza ¡Au!

¡Un amigo duende! No me desconcierta en el fondo la idea.