Un corazón echando raíces

Inicio/Opinión bloguera/Un corazón echando raíces

Un corazón echando raíces

Es imposible que recuerde las cosas que me han hecho daño, y las que en algún momento me han impedido avanzar y, estar contenta en el recorrido que hago de mi vida. No recuerdo, como en su momento atacó ése dolor que ataca al corazón; después de las experiencias vividas, he podido comprobar que en la vida, sólo las circunstancias que compartí contigo a alma descubierta, son aquellas las que verdaderamente han echado raíces en mi corazón, haciéndole vibrar entonces, y haciéndole vibrar ahora al recordar emocionada aquellas duras y sencillas experiencias que fueron una enseñanza brutal para este pequeño, y aprendiz corazón necesitado de tu afecto, complicidad, calor, y sinceridad.

El dolor que sentí ayer, no es el mismo que siento hoy. La experiencia de lo acontecido, me ayuda a mirarlo de otra manera.
Hoy, siento otra paz en mi interior, y de esto tiene mucho que ver las raíces echadas en mi corazón por tu compañía y tu afecto.

Imposible desde entonces no seguir el recorrido de mi vida contigo, echando raíces en el corazón que me ayudan a avanzar más contenta.

image

 

 

 

Por | 2017-06-19T19:26:04+00:00 Septiembre 4th, 2014|Opinión bloguera|6 Comentarios

About the autor:

Siempre escribir para mí ha sido una excelente herramienta de expresión. Hasta que un día, la tecnología se presentó en mi vida y completó ese deseo de un modo extraordinario. Ahora hago narraciones por ejemplo de la risa, el viento, el agua, el amor, la nostalgia, los sueños. Aventuras lingüísticas que me proporcionan felicidad, igual que a un niño corretear en el parque de atracciones.

6 Comentarios

  1. yosef 7 Septiembre, 2014 en 11:44

    A lo largo de mi vida he ido cayendo en la cuenta del planteamiento realizado Arancha y estoy convencido que tal planteas es así, las raíces dan paz, y ayudan a vivir queriendo. Y lo dejo ahí, sin profundizar, estoy sensiblote hoy.

  2. Arancha García | Trébol 13 Septiembre, 2014 en 20:21

    Al final, como uno se sienta, me parece que es lo que nos lleva a vivir o a no vivir… y personalmente tengo esa paz, que me ayuda a vivir sosegadamente.
    Yo también ando sensible… eso no es nada malo…

    Un abrazo Yosef

  3. elviritaviajera 22 Septiembre, 2014 en 6:01

    Siento no haber podido pasar antes por aqui Aranchita, con las vacaciones, ya sabes. Ahora ya me reengancho y me pondré al hilo de todo, y tu eres una de ellas.

    Me encanta, tu corazón, también ha sentido alguna vez los estragos que supone querer. Bien, lo mejor dejar afincado los mejores recuerdos. Eso siempre vuelve a brotar.
    Me encantan tus textos guapísima!

  4. cristi 23 Septiembre, 2014 en 6:11

    Cuando te leo, tal ahora, pienso lo rica que se han de sentir tus amigos, y tu familia. No todo el mundo transmite este sentimiento que tu expresas, y que penetra en uno, como un rayo sin destino.

  5. David Martin 5 Octubre, 2014 en 6:21

    Tienes un corazón fascinante querida amiga, me embelesas…

  6. sandro 14 Octubre, 2014 en 1:28

    No puede sucederte menos con el gran corazón que tienes.
    En mi vida he optado también por olvidar y no te imaginas lo bien que me va.

Deje su comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies