En Roma dos chavales impregnando romanticismo

Mientras podemos dedicar minutos, a hablar de cualquier otro tema; alegrías y tristezas, invenciones, realidades, deseos. Este libro puede ser un poco transmisor de esas mismas sensaciones, y de las que por minutos pueden compartirse.
La reflexión, el aislamiento y la imaginación, sin tener porque estar siempre precedidas de horas festivas, así estuviesen pidiendo permiso y presencia para ello, leer forma parte de una fiesta, y manera de hablar.
Ya que, un libro, es un festín de minutos de aventuras, intrigas y recreaciones ambientadas de la imaginación y vivencias del escritor(a).

Acercaros uno de los libros que más recientemente, tras estas últimas fechas terminé de leer. Sin suplir, por ser único mencionado en estas semanas a otros de los que más adelante también daré cuenta de ellos. Cuando acabe sin desvelar el título al misterio del actual, así como los finalizados… y que ya ocupan sitio para compartir.

Amigos y grandes lectores, de géneros variados, recomendaron y además, pusieron en mis manos, dos de las obras de este autor, Federico Moccia. De quien a pesar reconocerlo ahora, mientras avanzaba leyendo, recordaba haber escuchado alguna vez alguna presencia suya por algún lugar; comentarios de situaciones y hechos famosos que no terminaba por relacionar. Hasta entonces, resultaba totalmente irreconocible, a lo que tras dichas recomendaciones, decidí echarle un ojo. Tanto fue así, que su impacto, el descubrimiento de sus maneras narrativas, fue tan grande, que no únicamente quedó todo en un simple ojo; leerlo y disfrutarlo. Sino que, sus obras engancharon toda curiosidad e intriga de las realidades de Step y Babbi, aventuras y desventuras de unos jóvenes que sus obras de vida, se cruzan. Autor desconocido, que logra la consideración y atención para futura y nuevas publicaciones.

Sin desechar otro tipo de lectura, mejor dicho, temática; aceptando y abarcando cualquier otro tema, al gusto de leer todo tipo de literatura; igual que en la vida, en la diversidad está el enriquecimiento.
Así creo. Leer y centrarse siempre en lo mismo, hace que se acabe perdiendo lo grandioso de probar y experimentar otras cosas, manifestar alegría, miedo, muchas y nuevas emociones, y experiencias…

Es por ello, que desde su clasificación temática; escritura romántica, Moccia, ha puesto en los momentos de lectura; romanticismo y sentimientos, algo que se siente mientras se lee.

Así al primero, y siguiendo el orden de la historia de los libros; los cuales fundamentalmente se dividen en dos partes, y por consiguiente en dos libros; A tres metros sobre el cielo”, para seguidamente Tengo ganas de ti. Resultan ser dos libros en uno, de los cuales podría decirse así mismo, dada su propia vinculación, entre los dos.
Comprobar en la escena y relato, la visión más cercana de la vida. La exposición de manera sencilla y de lenguaje comprensible de los sentimientos. Los cuales creyendo igualmente ser la intención del autor en envolver y atrapar en su narración. El […]

By | 2017-06-19T19:26:11+00:00 Mayo 14th, 2012|Mundo visual | acústico|3 Comments

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies