El cielo a mis pies y la alegría en mi alma

Después de transcurrir la noche sumergida en un intenso sueño donde sólo me veía volar por encima del mar, y entre las mil gaviotas que emigraban en libertad, tengo el cielo a mis pies y la alegría en mi alma porque tú habitas en mi vida. Me levanto con un enorme entusiasmo y con la mente totalmente despejada; de la misma manera que sopla el viento al ponerse el levante, sin ninguna nube que vague a su alrededor.

Me hallo a medio paso para caer en la rutina, sin embargo, sé que si permanezco contenta voy a volar hasta lo más alto del universo sin que la fuerte corriente que hay en el aire me desvíe del rumbo que deseo tomar, o por el contrario me haga desplomarme de un soplido al suelo. Ahora, no me vengas diciendo que estoy perturbada, y que volar es imposible, si así lo crees, será porque tú nunca lo has intentado. Concede al poniente el placer de elevarte a lo más alto; piel con piel. Quita el IM y pon en marcha el POSIBLE. Sácale fruto a la imaginación, pues, esta atesora un poder sobrenatural. ¡Vuela!

By | 2017-07-21T20:25:23+00:00 agosto 16th, 2016|Personal|0 Comments

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies