Pensar en tí

Cada noche cuando pienso en ti, veo las estrellas sin que apenas pueda ver el resplandor del cielo en tu mirada. Daría lo que fuera por tener la habilidad para encubrir mi presencia por una porción brevísima de tiempo en la parte interior de tus pensamientos más profundos. De este modo, averiguaría el diálogo que mantienes en silencio cada noche con la mágica luna, quien nos resguarda hasta el amanecer de cualquier peligro que nos está esperando más allá de las cuatro paredes que separa nuestro propio mundo del conjunto de todos los seres humanos donde habitamos, el cual, ha perdido un poco la razón. Nuevamente hoy, y a estas horas de la noche en nuestro paraíso terrenal corre el aire, el cual obra con cautela; mientras, el viento origina remolinos en el aire por el lugar en donde se asienta el balancín de madera de roble envejecida que construiste para nosotros dos, y yo, me hallo sentada en ese maravilloso espacio pensando cuándo se cumplirá la hora para que regreses junto a mí. Igualmente, pongo toda la atención sorprendida y sin que apenas la calima me permita ver el cielo en el preciso momento en que tu nombre se traza para la eternidad magistralmente en las estrellas, y también en mi alma, mientras que, combino ideas en la mente de ti.

By | 2017-08-25T10:46:51+00:00 agosto 25th, 2017|RFR (Reflexiones, frases y rebumbio)|1 Comment

200 En Corto: Paro en seco; pienso

Me paro en seco a pensar; ¿Qué poder y qué tiempo vivo cuando me siento alicaída, o simplemente estoy un poco desmotivada, cansada, dolorida? ¿Qué gano con dejar que vuelen las experiencias que tengo delante y no vivirlas sin más, ni más?
Pasado, presente y futuro, el cual, se sale una y otra vez con la suya cuando estoy alicaída; arrasa con todo el ánimo y con toda la actitud que queda para transformarla en tanto desánimo e inquietud y, a la que sin darme cuenta doy cobijo. Fluye, y fluye, hasta que llega al filtro más poderoso que tengo capaz de transformar todo lo que hasta él llega; corazón que lo convierte todo en fuerza, fe, alegría y bienestar.

Me paro a pensar; ¿Qué tal vivo alegre, motivada, cansada pero ilusionada, dolorida pero remendada? Experiencias y circunstancias presentes que vivo con otra actitud tranquila, por la que recibo un estado de profundo sosiego que me ayuda a vivir de una forma verdadera el presente de todo lo que acontece.

Pasado, presente y futuro al cual sólo podré transformar en desmotivación e inquietud, si no me paro en seco y lo filtro por el lugar más seguro y poderoso: corazón.

By | 2015-11-23T08:57:22+00:00 noviembre 23rd, 2015|200 En Corto|0 Comments

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies