200 en corto: Horas

Retorno al pensamiento original a partir de donde nació mi aspiración de autonomía vital, y retomo las decisiones que estimo necesarias para disponer de buena salud afectiva; aquellas que nunca debí de haber abandonado en las manos del destino. No lo puedo evitar, cuando mi corazón me envía señales de dejadez, yo me siento capaz de concederme nuevas oportunidades para vivir contenta, agradecida y con esperanza de lo que está por aparecer a mi vida. Aunque sea sola, yo sé que voy a subir todos los peldaños que me llevan a ese estado emocional de serenidad para obrar de una manera o de otra, y de no obrar. Soy responsable de los actos que me van a propiciar las fuerzas renovadas que hasta hace unas horas estaban al borde del agotamiento. El poder que tiene el tiempo que, además de un punto y seguido, igual que un punto y aparte, transforma el instante de sufrimiento físico o pesadumbre moral en un punto y final; y, a otra cosa mariposa. Por ello, cada rato vuelvo a buscar con ahínco mi sitio entre mis horas de existencia, además de mi estado de satisfacción espiritual y física. Comienzo con el reloj a cero.

 

Por | 2017-09-14T07:36:05+00:00 septiembre 14th, 2017|200 En Corto|6 Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies