Frente a frente

De la misma manera que si estuviera realmente evaluando el espacio que tu existencia ocupa en mi mundo, reflexiono en aquella fuerza misteriosa que te ha puesto en mi vida sin esperarlo en el lugar, y también en el momento adecuado; como si algo superior a tu mapa interno te hubiera indicado el camino exacto para llegar hasta donde me hallaba.
 Nuestras vidas se cruzaron dado que un buen amigo en común te dijo que me tenías que conocer. Ya se han cumplido diez años de aquel momento: —«12 de agosto, el reloj de la pared anunciaba las seis en punto de la tarde»—. Nos vimos, y además, también nos hablamos por primera vez en la vida. A partir de entonces, nunca más hemos vuelto a establecer distancia entre nosotros.

Supongo que la vida continuamente nos tiene listas algunas sorpresas, y tú, correspondes a un gran hecho fuera de lo común que ha acaecido por completo durante el tiempo de mi existencia.

Cada día, entre la mañana, también la tarde e incluso la noche, he cruzado sola en infinidad de veces el puente de mi vida. Tal vez, en alguna ocasión me sentí sin las fuerzas que necesitaba para cruzar la distancia que debía de recorrer entre un punto, y el otro del camino. No obstante, al encontrarme débil, compruebo que nace en mi interior de manera natural la fuerza que no se puede tocar de los débiles. Desde ese mismo momento en que te conocí, me dejé llevar por el deseo de afecto que fluía dentro de mí; igual que lo hace el agua, la cual, discurre por el río hasta desembocar en un lugar mágico, en donde los cinco sentidos se juntan en un mismo tiempo para pasar con total ilusión de un lado al otro del cuerpo: desde los pensamientos hasta el corazón, y así, confluir a un tiempo los dos en el mundo que siempre hemos tenido el firme deseo de construir, y también de compartir.

Incluso es muy probable que si hubiera que indicar quién de los dos es el más débil, yo resultaría ser la persona que se lleve ese reconocimiento, puesto que, jamás he contado con una fortaleza similar a la tuya. De poseerla, me ayudaría a traspasar sin temor por cualquiera que fuese el puente destartalado que encontrara en la senda por la que transito a diario. Una vez que reconozco esta carencia que ostento tanto en lo físico o en lo moral, también he de decirte que por ti pongo constantemente al descubierto todo el afecto que me ha sido dado al nacer. Además, soy capaz de practicar un descenso en rafting en el río Zambeze en África, si de ello depende que no se desvanezca esta hermosa relación de amistad con la que compartimos cada día de nuestras vidas.

Amigo mío, no será hoy, ni […]

By | 2017-08-06T21:00:29+00:00 Agosto 6th, 2017|Personal|4 Comments

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies