La lección de la equivocación

Me puedo equivocar mil veces en el día, y millones de millones de veces en mi vida, y de hecho, me equivoco a diario en mil modos distintos, pero no quiero dejar de equivocarme, porque de ello aprendo; y sólo cuando acepto el error, mi corazón comprende y siente que está en el camino adecuado.

Quiero aprender y quiero crecer, quiero sentirme un ser humano, y ello pasa por cuantas equivocaciones pueda tener cada día, y el resto de mi vida. La perfección forma parte de la imperfección, y aunque no soy nada perfecta, sí soy del todo imperfecta, y a pesar de no ser lo políticamente correcto, me gusta. Me siento más humana, y no me veo obligada aparentar nada de lo que no soy, a decir nada que no siento, y a no hacer nada que no quiera, a no reír o llorar cuando parezca que toca hacerlo; con todo lo que ello conlleva, quiero aprender siempre. Ante todo quiero ser yo misma.

Si busco mi sitio, lo encontraré sólo cuando busque y me equivoque.

Si quiero aprender, crecer y sentirme un ser humano, aceptaré las lecciones de mis equivocaciones cuantas veces sean necesarias, porque la vida es aprendizaje constante, y mi corazón así lo siente.

By | 2015-10-19T11:08:30+00:00 octubre 19th, 2015|RFR (Reflexiones, frases y rebumbio)|0 Comments

Reconocer el error, nunca tarde

Ciertamente nunca es tarde para empezar, cuando la dicha es buena. Y nunca es tarde para pedir perdón, si se ha hecho alguna cosa que daña los sentimientos y el corazón a quién le haces receptor de tu desdicha, más que de tu cariño.
Reconocer el error, y recuperar el tiempo que haya perdido. No dejar para mañana nada de lo que pueda hacer hoy. La salida está en el camino de hoy. Mañana puede ser tarde.

Una dicha poder buscar en el corazón tanta dicha con ésa persona con la que siempre había soñado crecer, y construir un mundo más justo y humano. Momentos de sueños compartidos, y con los que engrandecieron el cariño, y los sueños. Sentimientos de afecto mutuos.

Reconocer el error… Nunca es tarde, cuando la dicha es buena… Nunca es tarde para pedir perdón, porque el afecto no conoce ni leyes, ni formas. Una suerte poder vivir y sentir la posibilidad de rectificar y también, en pedir perdón.

Aún perdiendo la noción para la salida de este embrollo, el corazón no conoce de leyes, ni formas, y siempre termina encontrando la salida más próxima; la verdad del sentimiento, y del cariño, que hacen para siempre, eternamente, un sentimiento de afecto verdadero; en un camino verdadero. Libres. Sólo con los obstáculos que ambos lanzaremos al camino.
Sólo habré de reconocer la equivocación, y por tanto, la injusta desdicha.

Para pedir perdón, nunca es tarde. Porque nunca es tarde para recomenzar el camino con la persona por la que siento un afecto puro, sencillo, pero un afecto que sorprende y que hace grande al corazón.

By | 2017-06-19T19:26:05+00:00 febrero 19th, 2014|Opinión bloguera|2 Comments

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies