Antídoto

Cada vez que tú me declaras cuánto me amas, además de lo que me echas de menos, mis pensamientos no desisten de pensar en ti, y mi corazón agitado por tu amor, sólo logra estremecerse un poco más. Créeme amor; es tan profundo el afecto que ahora siento por ti, que ya, de una vez por todas comienzo a entender por qué en las ocasiones cuando me hablas me muestro tan insegura y recelosa de mí misma. En lo que llevo de vida, nadie me ha expresado un sentimiento de pasión, de alegría, también de intimidad e incluso de compromiso similar al que tú me muestras actualmente tan ardiente y lleno de pasión. Es entonces, por el miedo que nace en mi interior al qué dirán cuando me alejo de tu lado despavorida.

Me parece que todavía no te he contado una cuestión que me perturba desde bien niña, y no me ha dado la posibilidad de avanzar en libertad durante tantos años de mi vida. Quizás, hoy, sea el momento propicio para confesarme. Desde bien pequeña tengo alergia para expresar a los demás mi estado de ánimo, de la misma manera que me cuesta un montón manifestar cualquier tipo de afecto, ya sea con palabras o gestos físicos. En absoluto hago responsable a nadie de ello. Entiendo que las responsabilidades de mis actos solamente me pertenecen a mí. También es cierto, que nunca nadie me ha tendido la mano, ni tan siquiera me ha dado un abrazo; siempre me he curado sola las heridas, igual que en solitario alimento a mi alma. Sin embargo, y de la misma manera que surgen los milagros, tú has aparecido en mi vida, y desde entonces esta reacción alérgica ha desaparecido de golpe y porrazo con el antídoto del amor que tú me das.

Se han evaporado cada una de las excusas a las que me aferraba con la única intención de no exponer mi alma al peligro del desamor, y ya no voy a continuar enmudeciendo la sed de cariño que necesito calmar, asimismo, del calor que preciso que enciendas con tus besos y caricias. A partir de ahora, ya no le daré más vueltas a la cabeza; sencillamente, voy a expresar aquello que quiero, de la misma manera que le pediré al mundo aquel tipo de afecto que me escasea en cada momento. Por favor, si en alguna ocasión vez que recaigo en la desidia de mis temores, no dudes en volver a darme un sorbo del antídoto de tu amor, ya que, se trata de la poción para no agonizar en silencio de desamor.

By | 2017-08-27T11:13:14+00:00 agosto 27th, 2017|Personal|3 Comments

Coordenadas de fin de semana: amistad

Después del extraordinario, apasionante e inolvidable fin de semana que he recorrido emocionalmente, vengo con mayor fuerza e ilusión para seguir mis propias coordenadas, las cuales en gran medida son también parte de las tuyas. A partir de este preciso momento me exigiré lo mejor de mí misma, y no dejaré de gozar de este recuerdo que tengo actualmente de lo que experimenté en mi corazón el resto de mis días. Mi vida eres tú. Mi camino eres tú. A pesar de que te parezca exagerado lo que te diré, tú siempre proporcionas calor y color a mi travieso corazón. El afecto que siento por ti es tan verdadero, que solamente cuando me atrevo a sentirlo sin pudor, ni miedo al que dirán vibro de genuina felicidad. Ahora puedo decir: «soy plenamente feliz». Tu cariño cuenta con unas coordenadas únicas que cuando me flaquean las fuerzas o me abandono momentáneamente a la desesperanza y te busco, es alucinante que siempre te encuentro. No hay un solo momento en que no vuelva a encontrar mi camino, y entonces siento que renazco, también mi dolor desaparece, y la desazón y malestar se transforman en alegría y bienestar. Si me hallo muy cerca de ti a pesar de la distancia, no hay nada ni nadie que tenga el poder de perturbar a mi alma.

A pesar de que no te lo puedas creer, las coordenadas que sigo para mantenerme firme en lo que deseo hacer, además de positiva, e inclusive alegre y emocionada se llaman tú, amiga. Tú eres capaz de transformar el pensamiento más negativo en la dicha más próspera cuando me abandono a tu lado, aunque tampoco me digas a donde pretendes llevarme.

Sin lugar a dudas tu presencia es la luz que ilumina mi vida. Realmente a tu lado no hay ningún tipo de sombra que pueda enturbiar y tampoco perturbar el camino que recorro yendo de la mano contigo, confiada en mis propias coordenadas que en gran medida son también las tuyas. Y, no me agoto de andar a tu lado en este camino de la vida en tantas veces inhóspito.

Los mejores momentos de la vida suceden cuando menos los esperas, y tú, has sido quien me ha regalado un instante que nunca olvidaré. Ya que tú, aunque no lo sabes, me has dado tu mano para que yo continúe recorriendo con una sonrisa en el rostro el camino de la vida: Mi vida.

By | 2017-08-14T08:14:56+00:00 diciembre 14th, 2015|Personal|0 Comments

Acontecimiento

Es un acontecimiento despertar y ver el sol casi dándome en la cara.
Es un acontecimiento despertar y sentir el deseo de vivir dándome en el corazón.

Es un acontecimiento inigualable el decir, puedo volver a verte buenos días, dándome la cara mas bonito de tu sol en mi pleno corazón.

Hoy vuelve hacer un auténtico acontecimiento al sentirme plenamente viva, ilusionada, confiada, con fe, con energía, con ganas de seguir el camino sin regodearme en nada negativo, así también con todas las ganas de seguir compartiéndolo con la gente a la que quiero y respeto por encima de todo a cada instante de mi vida.

Hoy vuelvo a sentirme ilusionada, y emocionada por este acontecimiento único que me vuelve a dar la vida.

By | 2015-07-09T09:57:56+00:00 julio 9th, 2015|RFR (Reflexiones, frases y rebumbio)|0 Comments

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies