Sin poder, y sin querer hacer dramas

No puedo, ni quiero hacer ningún drama de las circunstancias que tengo que afrontar cada día, por el contrario, sí puedo, y sí quiero, hacer de estas duras circunstancias un drama repleto de carcajadas.

Si vivo lo que me toca vivir con descaro, sin darle ni una pizca de tregua para que haya ningún mal rollo, el drama se terminará uniendo a mi causa, y no querrá irse de mi lado por nada del mundo. A pesar de los pesares, querrá seguir acompañándome en cualesquiera que sean las circunstancias con una alegre sonrisa repleta de ilusión, fe, esperanza, cariño, humildad, serenidad, y generosidad… Fiel a lo que me pide el corazón, y sin dramatizar lo que pudo ser y es, o lo que puede ser y será.

Hasta el drama pierde su dramatismo si le doy una pizca de alegría, y eso, puedo y quiero hacer; sin un drama más…

By | 2015-09-25T00:48:37+00:00 septiembre 25th, 2015|Personal|0 Comments

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies