Incondicional

A pesar de que ya haya llovido bastante desde aquella tarde cuando inesperadamente fallé en las decisiones que tomé respecto a nuestra relación personal, aún las palabras que se agolpan emocionadas en mi garganta quieren pedirte perdón. Todavía mi cuerpo se estremece por el dolor que te causé con tanto desacierto y mi manera de comportarme, la cual, fue bastante inflexible. Sé que de vez en cuando recuerdas que un día una persona a quien quisiste con todo tu ser te causó un sentimiento profundo de pena, y hoy, con toda la humildad del mundo, necesito darte las gracias, ya que, a pesar de tanto infortunio, continúo amándote, y me consta que tú a mí también me amas porque en ningún momento durante el transcurso de estos años hemos permanecido distante el uno del otro.

No se puede cuestionar que hemos vivido días malos, sin embargo, también tenemos que tener presente que hemos compartido los dos juntos los mejores días de nuestras vidas. Ahora no vamos a fingir que no ha sido así, ya que, tanto tú igual que yo, sabemos que la vida no es un camino de rosas, y cuando las circunstancias producen una herida, el afecto se repliega alrededor de la persona amada quien es el único capaz de sanar cualquier desgarro emocional.

Pese al tiempo que ha transcurrido desde aquel día cuando te dañé, tengo muy claro en mi interior que siempre permanecerás ahí, en mi alma, en la zona de las personas especiales. Estoy convencida que, si retomamos la relación, y por algún motivo vuelve a suceder un hecho similar como el de entonces, tú serias tan generoso y comprensivo conmigo que tampoco me apartarías de tu vida, de la misma manera que no lo hiciste en aquel duro momento cuando no fui justa contigo, y tampoco con el amor que nos teníamos. Por esta misma razón que ahora te he expresado, y por mil razones más, hoy, con total modestia, quiero darte las gracias, porque sin ti, en aquellos días grises donde yo no estaba bien, y en la actualidad en la que atravieso por días buenos, y días malos, todo sería totalmente diferente.

Gracias amado por haberme ayudado a construir, y a fortalecer los pilares de mi alma, que, sin lugar a dudas, son aquellos quienes igual que entonces, hoy te aman de un modo incondicional.

By | 2017-07-24T08:33:04+00:00 Julio 24th, 2017|Personal|7 Comments

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies