Hoy es un día bastante particular y peculiar; tanto para la gente supersticiosa como para lo que presumen de no serlo en exceso: martes 13 que depende del lugar trae o no mala suerte. Principalmente para la mayoría de los supersticiosos es digamos un día casi histórico; ya que, lo pasan francamente mal.

Hay quien califica con cierta inexactitud que la causa supersticiosa radica por mayor ó menor capacidad cultural. Ejemplo de supersticiosos y maniáticos se pueden contemplar en cualquier nivel social: Grandes deportistas a nivel internacional, actores, políticos… Acceder al terreno de juego con un pie determinado, dando más o menos saltitos, colocando utensilios en una distancia, hacer cambios de mudas en diferentes tiempos del juego, actuación, mitin, no acceder con colores de ropas determinados a cualquier sitio, etc.,

Quien dice tener miedo, y tener superstición alguna, si la vida es una plena y constante superstición. Quien no evita que los miedos y las inseguridades invadan y acompañen el caminar de la vida, y que por tanto nos condicionan, y no permiten aprecies las cosas más puras que se encuentran en el interior.

Supersticiones y manías típicas que suenan hasta divertidas,  no pasar por debajo de una escalera, no esparramar la sal, no embarcarse, no casarse, no romper un espejo el paso de un gato negro… y aunque quizás son otras muchas las supersticiones existentes, y aun sin querer echarles cuenta, son cualquiera de ellas realmente respetadas. Como suele decirse, por si acaso, –más vale prevenir que curar– mejor no tentar a la suerte- y es que no cuesta nada tampoco evitar arriesgar de manera valiente, sin necesidad que así lo requiera; porque si hay algo realmente inteligente es el universo. Su memoria y receptividad es absoluta.

Quizás se ponen los sentidos en otras cosas y no se da la importancia extraordinaria que ponemos a esas y  que no nos aportan grandes tiempos de positividad, sino todo lo contrario, nos consumen por dentro, como la luz consume el sitio que alumbra, es así el corazón quien se ve afectado por la falta de claridad en la visión de la vida, y sufre el silencio de cada rincón que por miedos e inseguridades creadas ó aumentadas en su esencia, manifiestan las limitaciones en cada persona a través de estas supersticiones que en martes 13 parece que se vuelven más imprevisibles y reales.