Siento lo que quiero, y quiero todo lo que siento. No rechazar ninguna de las cosas que siento hace que las quiera a todas porque como los hijos los sentimientos son todos únicos y no pueden elegirse por mejores o peores.

— Cada día de mi vida, quiero todo lo que siento.—