Somos lo que somos, y el día de hoy, es lo que es; domingo.
A lo mejor no somos nada de lo que nadie esta buscando o espera de ti o de mí, pero la realidad es que somos como somos y como tal, nos quedamos con lo que son las cosas.
Es lo que tiene ser como se es, que no siempre se acierta, ni siempre se tiene la destreza para estar al quite.

Tejemos como arañas madejas de caminos que nos llevan a esos momentos que vendrán en nuestras vidas, como la búsqueda de lo que queremos y de lo que creemos es crucial para la vida.
Y es que, aún siendo maduros, cometemos verdaderas aberraciones emocionales, y las damos por válidas. Y si somos lo que somos, tenemos que admitir que el resto del mundo sea como es. Sin menosprecio, sin ofensas, sin medias palabras y medias verdades…

Podemos no ser nada de lo que nadie espera de nosotros, pero es algo que debemos de aceptar, porque aunque el corazón estalle de dolor, tenemos lo que tenemos y valemos lo que valemos. Para cada uno, somos lo más grande, y así debe de ser, entendido a quien no somos más que una pulguita, brinquemos para que esa pulga no nos pique.

Tejiendo el día de hoy; domingo el cual deseo nos lleve a un camino sin cortes. Somos lo que somos y aunque no seamos muy diestros en esquivar algunas cosas, eso no nos deja de hacer y de ser como somos. Seres humanos con igual de virtudes y defectos.