Prueba a salir de la rutina hoy mismo. Rompe con lo cotidiano sin pensarlo. Igual que si te pusieras delante de un folio en blanco, salte a la puerta de tu casa, y coge una dirección al azar. A partir de entonces, comienza a escribir en tu mente la nueva aventura de hoy. Cuando finalices, después de recorrer las calles, la plaza, y transitar entre la gente, siéntate en un lugar tranquilo, allí donde el aire remanse tus pensamientos, y repasa en imágenes cuantas cosas te hayan hecho vibrar mientras andabas. Solo así, corroborarás la cantidad de folios enteros que has compuesto de experiencias inolvidables y querrás volver repetir.