Veo un rayo de luz en una estrella que viaja a cualquier parte en busca de quién quiera refugiarse en su brillo.
La miro, y en los breves instantes que puedo observarla, hago castillos en el aire, y como si de una tormenta se tratase la estrella desaparece y mi corazón busca ahora donde refugiarse.
Mientras viaja en el espacio del tiempo ésa estrella me hizo sentir que me cuidaban. Ahora, después de todo, la sigo buscando y continúo haciendo castillos en el aire para que si algún día vuelve a viajar en el espacio del tiempo yo pueda avisarle que necesito de su refugio.

Un rayo de luz el de tu corazón que hace que el mío no sienta que tengo una tormenta en mi corazón y brilla al sentir que me cuidas, pues sabes bien necesito refugiarme.