Tú te haces la persona más dura e infalible. Sin comprender por qué crees que por te comportas así, dando a entender que no te ocupa y preocupa nada. Desespera tu comportamiento.
No le puedo negar a los sentimientos que cuando no te encuentro, ni te veo, me duele profundamente.
No puede nadie soportar vivir sin ti; sin tu presencia, tu compañía; sin una llamada perdida, un mensaje. Y sigo sin entender por qué tu empeño en dar a entender tanta muestra de aislamiento, quizás incluso hasta de olvido…
Repito y le pregunto por qué una y otra vez rayando a los sentimientos ¿Porqué me cuesta tanto vivir sin ti? Rayo cada momento cuando pienso en ti, sin que me importe nada rayarlos; lo que de verdad me importa eres tú. Cualquiera que te conoce no sabe qué te sucede, y mientras yo lloro silencio buscando una respuesta que me convenza de tus motivos para desaparecer así, y tampoco los encuentro.
Me cuesta saber qué quieres tú para tu vida, y qué piensa y qué quiere tu corazón. No puede ser que ahora, ya, nada de color y alumbre tus días. Me niego a pensarlo, y creerlo.

Antes era fácil llegar hasta ti, ahora es más posible y fácil tocar el sol, y hablarle al oído que disfrutar de tu compañía… Y aunque no lo creas, duele. Porque siempre miraba el sol, y tu grandeza era del mismo tamaño que él. Por eso me duele más. La desesperación me desespera, y me está siendo fácil dejar de lado la desesperación.
No lo soporto, me duele tanto esta situación que te pido, por favor que regreses, y volvamos a tomar como si no hubiera pasado nada nuestras cosas de antes. Eran vivencias tan breves pero intensas que no sabes lo que ilusiono retomarlas en l punto que las dejamos aquella tarde en que aún no comprendo qué te paso.

Y no te pido te desprendas de nada, porque todo lo tuyo será siempre tuyo; pero, por favor, deja de ser esa persona dura e infalible ¡Se hace casi imposible vivir sin que no estés presente!…
Canción la del grupo Maná, ‘Rayando el Sol’, que hace también mi corazón se raye, y piense. Mi corazón quiere comprender pensamientos y sentimientos de cuantos estaban ayer tan cerca y lejos a la vez, y hoy incomprensiblemente aún no consigo una explicación de porqué estás cerca y lejos a la vez, como antes.
Espero Rayar el Sol, no por desesperación por ti. Éste pensamiento me invita a recordar momentos que mañana pueden ayudarme a tocar el sol y el corazón de quién hoy parece que no está. Una cercanía que me ayudará a respirar y hablarle al oído mientras miramos el sol.