La fuerza de voluntad, fuerza de vivir

Desde ‘la fuerza de voluntad’, desde las tremendas ganas de escribir y de compartir, es una de las cosas que me animan hoy a escribir.

‘Fuerza de voluntad’ que puede estar extraída de las ganas, del interior más luchador de cada uno, el mío propio; por vivir y seguir adelante, por existir.

Desde la necesidad de recuperar un estado de “normalidad”, y “armonía interna”, que de otro modo, no restablecería el estado anímico y personal.

Constantemente hablando de ganas, ‘fuerza de voluntad’. Todo para decir qué quiero, un deseo por una cosa, una situación, un estado, –mil cosas-. Grandes y valiosos deseos, que los demás e inclusive yo misma, se puede creer tener. Algo por lo que enfundar toda lucha y ganas. Creyendo fuertemente, en lo posible de alcanzar el deseo. Siempre, desde la fuerza de voluntad.

Indudablemente. ¿Quién no tiene una meta, deseoso fervientemente en alcanzar? Ninguna banal, para cada uno la suya, como para mí, la mía; “la más importante”. Por la que sin duda deber luchar. Concienzudamente –poner toda la carne en el asador-, dar lo mejor, para que el deseo cuanto antes se convierta en realidad.

Luchar y planificar. Como toda lucha, deseo u actuación requiere de una planificación. Me planifico. Saber qué quiero, para posteriormente buscar entre las posibilidades, el método y la forma con el que lograrlo. Lo que supone, hacer uso de las herramientas y maneras adecuadas, para así, lograr el objetivo final: El deseo. Desde la fuerza de voluntad que previamente habré puesto.

Fuerza de voluntad, que siempre reluce más fuertemente en tiempos grises. Así mismo lo compruebo. Momentos grises, en los que hay que sacar a relucir del interior, esa fortaleza, la esperanza, la inteligencia, la entrega, la pasión y las ganas de seguir… ¡Seguir, seguir! Dejando claro, que la vida, las cosas y quienes rodean y rodeo, valen la pena. Todo, en su dimensión, tiene sentido y valor.
Incluso lo malo. -Algo manido-, por el contrario real. Puesto hasta las cosas, situaciones menos agradables, son enriquecedoras para el desarrollo de la vida, el crecimiento personal.

De situaciones adversas, siempre se puede obtener algo más… Subir un escalón… Dar un paso más. Caer siempre, simplemente para luego nuevamente levantarse.
Sin caer definitivamente, pues todas las cosas, por difíciles y complicadas que puedan parecer son pasajeras. –Una tormenta, que siempre calma-.

Luego, hora de valorar, recapitular consecuencias y actuar. Siendo, cuando la fuerza de voluntad, desde una parte de sacrificio, tumba  todo lo negativo.
El impedimento u engaño propio, en creer no ser capaz de lograr un objetivo, un deseo, es un error. Progresos que son pequeños  empujones, indicadores de lo alcanzable del objetivo. Sin prejuicios, miedos, desde los que lograr concluyentemente el objetivo.

Querer vivir, no es únicamente ‘fuerza de voluntad’. Es sencillamente, querer vivir, ganas de vivir. Con todo lo que ello lo acompaña; sentimientos, experiencias, disfrute, etcétera.
La clave del éxito, radica en gran parte en la imaginación, ganas, y una fuerte armonía interior, reforzada con el deseo… Sin duda, reforzada con gran fuerza de voluntad.
Dejando de buscar fuera de nosotros a culpables, responsables. Cada decisión, sin presiones, corre por nuestra cuenta. De no ser así, sería una ‘estafa’ personal.

Con la naturalidad de las cosas. Con toda nuestra energía y alma. Con el misterio que esconde nuestro profundo interior. Atrevernos a desde los sueños, soñar.
Poniendo fuerza, en nuestras ganas, si se quiere definir así, una igual regeneración.
Despejar nuestros pensamientos y sentimientos. Establecer nuestra ilusión por volver y recuperar, lo que se añora ó desea.
Volver a recordar la belleza de la vida, de las cosas. Una recuperación personal, así como de lo deseado. Una debilidad, que sin milagros, forma inseparablemente parte de la capacidad individual.

Un fugaz y pasajero estado de desgana, con el que, con ganas de vivir, sentir, experimentar y seguir, más que con ‘fuerza de voluntad’, regresará.
Regenerar al estado, y situación deseada. ‘Tumbando’ todo deseo y estado de vida inmóvil. Inteligente y acertadamente ¡Ganas de vivir!

Un corazón y alma permaneciendo activos, latiendo y lanzados con enormes ganas. Como dardos lanzados a cualquier diana, buscando un objetivo, un deseo.
La esperanza por algo. Alguna situación u estado; siempre anhelado ¡¡Ganas de seguir!!… ¡¡Ganas de vivir!!

La fuerza de voluntad; la mía, como la de los demás. Es un medio por el que vale la pena ilusionar y luchar. Indudablemente poniendo todo lo que esté al alcance para que eso sea en la medida de lo posible real. ‘Tumbando’ todo lo que sea necesario, desde la parte física y psíquica; siempre con una sonrisa, por más duro de la situación, de las circunstancias; todo para el logro del objetivo.

El deseo de una cosa, una situación, y un estado, que harían unas de las ilusiones y fuerzas de mi vida; un poco más independiente, “tumbando barreras”, así, como otros anhelos serían un complemento de la actualidad. Una situación más normalizada… Agarrándome con fuerza, alegría y ganas, a la vida.

Una fuerza de voluntad, que durante estos años de enclaustramiento involuntario, han ayudado a sobrellevar e inclusive, poco a poco regenerar, una situación complicada. Anhelando con ganas, con firmes fuerzas, e ilusiones, seguir, seguir… Con fuerzas… ¡¡Seguir viviendo!!

También publicado en Elblogoferoz

 

 

By | 2017-06-19T19:26:13+00:00 marzo 26th, 2012|Opinión bloguera|20 Comments

20 Comments

  1. carloson 26 marzo, 2012 at 22:01

    ¡¡Eterna verdad!! Palabras que sólo una persona sabia, sabe expresar.
    Ojalá mi fuerza de voluntad, fuese pequeñita reflejo a la tuya, inmensa.

    Saludos a todos.

  2. joselu 26 marzo, 2012 at 22:08

    Forza, vitalità, eres bella, bella. La mia alegría di verte a voi, y entrado e questo Buhardilla. ¡¡Forza bambina, forza!!

    Saluto a ti, a tutto.

  3. cristina098 27 marzo, 2012 at 11:12

    Coincidir en pleno en lo grande de tus exposiciones no es casual.
    Pensamiento, fuerza de voluntad, que nace en situaciones de la vida. Tu lo dejas claro. No se me ocurre qué decir. Leerte, releerte, releerte…

    Y ¿Alberto? De esto, sería interesante leerlo.

    Abrazos.

  4. Trébol 27 marzo, 2012 at 14:28

    No digas eso Carlos, tienes más fuerza de la que tu imaginas. Nunca damos valor a lo nuestro, ya que tampoco nos fijamos en ello. No creas tampoco que soy una heroína ni nada parecido, muy, muy normalita.

    Lo que sí es cierto, son mis ilusiones y ganas. Algo que tampoco espero se acabe nunca, ese día será un fiasco para mí. Por eso también lucho.

    Gracias.
    Un abrazo.

  5. Trébol 27 marzo, 2012 at 14:30

    La suya forza por estar aquí, escribir y comunicarse.
    Yo soy quién esta encantada y complacida de tener su presencia. Bello es voi.
    Saluto forte!

  6. josica 27 marzo, 2012 at 15:21

    LO PROMETIDO ES DEUDA AMIGA MIA,PRECIOSAS Y CIERTAS PALABRAS,HAY KE SEGUIR LUCHANDO CADA CUAL POR SU DESEO O RETO EN LA VIDA Y SEGUIR VIVIENDO COMO BIEN DICES Y CADA DIA CON MAS FUERZAS Y GANAS ,SEA EL DIA COMO SEA SIEMPRE SON DIFERENTES PERO HAY KE MIRAR AL FRENTE YY SEGUIR ADELANTE…..OS DESEO A TODOS UN LINDO DIA …..BESOTES Y UN GRAN ABRAZO …CHAO

  7. Trébol 27 marzo, 2012 at 21:47

    Ninguna deuda, por lo menos de mi parte no había nada que saldar 😉
    Gracias por entrar y opinar, dejar tu parecer sobre la fuerza de voluntad la tuya no es menos amiga. ¡Cada día un reto! Así que, no te quites méritos, ni desvalores a tu fuerza y coraje.

    Esta es tu Buhardilla, para cuando tengas un ratín, invitada, formal e informalmente estas 😛

    Un abrazo.

  8. gerva 28 marzo, 2012 at 3:52

    que lindo lo que piensas me gusta mucho!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! nunca debes dejar de luchar por tus sunos aunque alla mucha gente mala que se burle hay que seguir adelante

  9. Correa Florencia 28 marzo, 2012 at 21:28

    La fuerza de la voluntad es la herramienta mas importante en la vida .es lo que nunca hay que olvidar en los momentos mas dificiles ,cuando ves que todo es terrible y te sentis en un callejon sin salida .

  10. josica 29 marzo, 2012 at 14:51

    GRACIAS SIEMPRE A TI MI NIÑA ,TE AGRADEZCO MUCHISIMO Y LO SABES KE ME HAYAS DADO LA OPORTUNIDAD DE ENTRAR EN TU VIDA ,SABES KE ENTRO MUY POKITO PERO CUANDO LO HAGO INTENTO LEER TODO LO LO KE ESCRIBES ,ME ENCANTA COMO LO HACES Y COMO EXPLICAS CADA DETALLE ,CADA PENSAMIENTO,VAMOS KE ME ENCANTAN TUS RELATOS JIJIJI,Y DESDE AKI AMIGOS DE LA BUHARDILLA OS ANIMO A SEGUIR ADELANTE Y LUCHAR HASTA NO PODER MAS,PERO NUNCA RENDIRSE OK….BESOTES Y MUCHISIMOS ABRAZOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

  11. rosanacorrea 29 marzo, 2012 at 18:36

    Que hermosas palabras amiga , todo lo que decis me recuerda etapas de mi vida , esos momentos en los que tienes que tener muchas fuerzas para continuar ,creer en los suenos ,levantase para seguir adelante sintiendo la seguridad de que manana sera mejor porque de hecho asi sera si te lo propones,aveces el sentido del humor nos ayuda mucho por lo menos asi siempre fue en los peores momentos de mi vida le encontraba gracia a todo lo malo que me pasaba y eso me dejaba ver con mas claridad las diferentes situaciones para encontra la solucion. Espero leas esto y que te agrade muchos besos abrasos ,y carinos .Rosana

  12. alberschamannberriel 29 marzo, 2012 at 18:59

    “Fuerza de voluntad”. “Fuerza de vivir”. Dos virtudes – aquélla en abstracto, ésta en concreto y como manifestación de la primera – que tienes, Arancha, y que nos los demuestras cada día a todos. En ti, además, forman una simbiosis; forman parte de tu ser.

    La verdad… es una reflexión que da para mucho…
    Ambas las hemos vistos en todos: bebés, niños, adolescentes, adultos, ancianos… También es verdad que conocemos a personas que no quieren vivir; han perdido toda ilusión. Lástima…

    Por mi experiencia, sólo puedo hablar de la lucha por vivir de los ancianos.
    Especialmente, de mi abuela materna (a quien he citado por aquí en alguna ocasión). Es increíble que, con un Alzheimer muy avanzado, seguía aferrándose a la vida pese a estar cansada… destruida física y mentalmente por la enfermedad…
    Lo que me lleva a otro asunto relacionado con lo que planteas (aunque se nos pase por alto…). Todos estamos en este mundo “por algo”: nadie sobra en esta vida. Ni siquiera una anciana de 102 años gritando día y noche víctima de alucinaciones… Pocos pueden imaginarse los valores de amor y de humanidad que me ha transmitido mi abuela. Por eso, cuidarla durante catorce años en casa, ha sido la mejor experiencia de mi vida. En su maltrecho estado, ella me ha enseñado más que cualquier persona sana…
    Mucha veces habremos escuchado cosas como: “¿para qué sigue viviendo?” “¿qué sentido tiene vivir así?” “¡Para eso mejor morir!” y similiares. Resulta una terrible paradoja el querer enterrar, olvidar y deshacerse de una persona que aún vive – aunque esté muy enferma – y, en cambio, recordar permanentemente a personas fallecidas hace años o, incluso, décadas…
    Pues ella, agotando todas las fases de la enfermedad, estuvo entre nosotros tanto tiempo “por algo”: a mis padres y a mí, nos ayudó a valorar lo realmente importante de la vida; nos enseñó el valor auténtico del sufrimiento; nos enseñó a ser más pacientes; nos enseñó a ser más alegres pese a las adversidades; nos enseñó a amar; nos enseñó… Nos lo enseñó todo; sin pretenderlo y sin pronunciar una sola palabra (apenas balbuceos y muchos gritos).
    Y – regreso al comienzo, cerrando el círculo – todo gracias a sus ganas de vivir, legándonos verdaderas “joyas” en forma de Amor.
    Ese es el motivo por el que doy gracias a Dios todos los días: ella – en su salud y, especialmente, en su horrorosa enfermedad – ha sido el mejor regalo que he recibido. Y todo se lo debo a Él.

    “Fuerza de voluntad”. “Fuerza de vivir”. Dos virtudes que tienes, Arancha. De ahí que seas un ejemplo permanente de VIDA.

    ¡¡Un abrazo muy fuerte!! 🙂

  13. alberschamannberriel 29 marzo, 2012 at 19:00

    Alberto 😉

  14. Trébol 29 marzo, 2012 at 23:36

    Gracias a ti Josica, la afortunada por la oportunidad sinceramente es de mi parte.
    Sé que no tienes tiempo para mucho más, por eso igualmente te agradezco mucho más que estés ahí. Porque podrías decir sencillamente que no puedes, y listo. Y no. Estas ahí, lees y compartes, animas, algo que se agradece. Así la Buhardilla no pierde ese calorcito humano 😉

    Bueno, bueno… ¡¡Esos halagos!! Intento hacerlo de la mejor manera posible, y aunque soy consciente de que tengo mucho que mejorar, me siento bien haciéndolo, además del cariño con que amigos como tú lo reciben, no es para menos… así que si tu dices de mi, a mi me encanta leeros, cada pensamiento, reflexión, vivencia… todo, me aporta y ayuda a seguir cada día… en la Buhardilla, como en la vida.

    Comparto tus palabras de aliento, lucha… Desde luego, debemos de luchar, y luchar; como jabatos, no rendirnos nunca ¡¡¡pase lo que pase!!! Hasta que la respiración, falle, aún así, buscarlo donde sea, y seguir!!

    Nuestros deseos y lucha es lo más importante, y no dejar se vayan es grande, No te rindas tu tampoco. Sabes que aquí en la Buhardilla tienes un poco de aire, para tu aliento de lucha.

    ¡¡Un abrazo, gracias!!

  15. joselu 29 marzo, 2012 at 23:51

    Fijaste comi tutte enviamos forza!! La que voi, nos das.

    forza, forza, forza, vita, vita

  16. Trébol 29 marzo, 2012 at 23:55

    Hermosa tu amiga, Rosana!! Gracias por tomar la decisión de entrar a la Buhardilla.

    Sabes tienes un hermoso nombre, como nuestra cantante que a mí me encanta, es de nuestra tierra…
    Al tema, tienes mucha razón. ¿Son más que palabras verdad? Todos como bien dices en momentos de nuestras vidas hemos tenido que poner esa fuerza en la palestra. Creyendo en nuestros sueños y deseos, agarrándonos a cualquier cosa, aún como excusa, para tirar adelante, por más que nos digan nada tiene remedio, ¿cabezotas verdad? Cuanto nos ayuda eso, a mí al menos, eso de no dar el brazo como se suele decir a torcer… seguir testaruda mirando adelante. Sí con una sonrisa, creo que así pasa de mejor manera esos malos momentos, de los que tanto entiendo por los que has podido pasar… sin quizás incluso ayudase a verlo de otra manera, si ayuda a sobrellevarlo. Riendo sabiendo que eso sí podemos, porque esa energía que nos da… parece que todo es diferente, ¿verdad?

    Me alegra saber que esa etapa de tu vida, esta en este presente como más pasado, unas vivencias que quedan como un recuerdo, pero que te han ayudado a seguir, ahora con más ganas y deseos de antes. Y no sabes cuánto te agradezco me permitas compartir contigo.

    Esta es tu Buhardilla, para cuando quieras. ¡No dudes! Se feliz.
    Un abrazo.

  17. Velvetina 30 marzo, 2012 at 7:29

    La fuerza de voluntad emana de nuestro interior, pero el verdadero empuje se realiza con el cariño de quienes nos rodean y con el amor que debemos de tenernos a nosotros mismos. Sin esto, creo que nos fallarían las ganas de seguir adelante.
    Creo que las personas estamos mal acostumbradas a echarle la culpa de nuestras “cruzadas de brazos” a las circunstancias o a los demás, pero ¡estamos muy equivocados!. Nada ni nadie puede impedirnos que alcancemos nuestras metas, siempre que tengamos claro que esas metas se encuentran dentro de nuestras posibilidades.
    Llevas mucha razón en estas palabras que has escrito desde la valentía… y desde la fuerza de voluntad.
    Un abrazo
    Velvetina
    P.D. No sé qué problema sucede con internet pero, en ocasiones, cuesta mucho dejarte un comentario. No es cuestión de no querer escribirte, es cuestión de que la red no te deja enviar lo escrito.

  18. Trébol 3 abril, 2012 at 21:58

    Una mezcla indudablemente de todas las cosas y personas, que nos rodean Velve, al final la vida, está compuesta de todo, cada cosa tiene un sentido, y en nuestra vida, se ve reflejada, para bueno y malo… Y aún con eso, nunca nuestras ganas deben desaparecer.

    De acuerdo contigo, sólo nosotros somos responsables de nuestros actos, aunque si hay excepciones puntuales, que se encuentran en cada día. Pero nada de ellos, va con nuestra fuerza, y ganas… Es más, creo que solo eso, es motivo de demostrar y demostrarnos, ante todo a nosotros mismos, nuestra capacidad y fuerzas, para rebasar cualquier cosa.

    Por favor, Velve, me podrías escribir un e-mail, detallándome el fallo en concreto que te da. Pues, es la primera noticia, que tengo a este respecto, y no quiero, que si es así, como te ocurre a ti, por no mirarlo pueda ocurrirles a otras personas.
    Aún así, te digo, que siempre que desees sabes esta humilde Buhardilla, te acoge.

    Un saludo.

  19. Peque 17 abril, 2012 at 13:14

    Hola mi niña. En verdad son hermosas tus palabras, esa fuerza de voluntad por el amorpor la vida, por el amor, por lo más profundo son nuestro tesoro más grande. Muchas gracias por compartir esa fuerza enorme que tienes, ese cariño, con nosotros. Besos y abrazos fuertes

  20. Trébol 18 abril, 2012 at 15:53

    ¡¡¡Hola!!! ¡¡Cuanto tiempo sin verte por aquí!! ¡Que bueno! Tu lo has dicho, más que bonito o no lo que pueda decirlo o no. Cada uno tenemos en nuestro interior eso que parece que ninguno tenemos, porque no nos fijamos, ni ponemos atención, en ello. Y que con ello, podemos llegar y estar en cualquier sitio, sin dañar, ofender, sin sentir que nada tiene sentido. Creo que si lo mirásemos más de frente, sin mirarnos muchas veces, nuestras penas. Las cosas serían diferentes… fuerza y ganas. Son cosas importantes, y que todos tenemos… no esconderla o avergonzarnos…

    No te olvides de venirte, que siempre es un placer, verte entrar por esa puertita 😉
    Un abrazo Peque.

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies