“El hombre que no tiene imaginación no tiene alas”.

– (Muhammad Ali) –

Lo importante de vivir, a lo importante de pensar, no sólo en cosas cotidianas, sino en todo. Buscando siempre poner ése toque de gracia de la vida. Buscar y rebuscar, dentro del espacio que todos tenemos registrado a la imaginación. Llamando a su puerta, “tumbando barrreras“, poniéndole a nuestra vida y a la de los demás, un toque de imaginación; la libertad de tener imaginación.
Hacer y pensar en cosas originales, diferentes; cosas serias, graciosas, pues la imaginación no está reñida a la seriedad, a lo sobrio.
Anímate, ‘llama’ a tu imaginación y déjala volar, deja que te acompañe a volar…

Cuando escribo, dejo volar mi imaginación, intento poner un poco de ella en lo que plasmo. Imaginación de ideas a palabras, las cosas que escribo. Desde la seriedad de lo importante y lo que significa para mí el poder escribir. Mi absoluto respeto. Ahora nada de ello, impide que pueda sentir aún volar, sienta la libertad de traspasar “tumbando barreras” toda la incomunicación que de otra manera no podría; ¡¡con imaginación, volando!! Anímate

¿El ser humano, sin alas, cómo vuela?