Piel

Cuando te tengo a menos de medio metro de mi te busco con celeridad para darte un fuerte abrazo con el que confortarte y que tú me confortes. De pronto, de nuestras miradas surgen una luz tan suave que parece que llega de otro universo: el sol. El viento arrastra al estado de ánimo que nos azota el corazón por el gran temor que tenemos para enamorarnos al no saber qué es lo que nos depara el destino y la vida, e incluso aleja de nosotros el temor del «qué dirán». Reacciono. Tengo que elegir: Vivir por tenerte cada día tan cerca; piel con piel, o, por el contrario, morir de melancolía y soledad.

A cada momento que te estrecho entre mis brazos y miro la forma en la que se cierran tus ojos cuando me hablas, y tu sonrisa, tan fuera de lo natural, soy consciente que de esta vida solamente me llevaré aquello que se me quede pegado en la piel.

By | 2018-02-15T08:14:49+00:00 febrero 15th, 2018|RFR (Reflexiones, frases y rebumbio)|0 Comments

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cambiar tamaño fuente
Contraste