No esperaré a que llegue el día en que sienta el deseo y la necesidad de abrazar; abrazo y ofrezco todo mi afecto sin miedo ¿Qué es lo peor que puede pasarme? Aún me rechacen, aun me llamen sensible, aún no crea que sea el lugar apropiado por las miradas indiscretas, no espero. No tendré otro tiempo, ni otro lugar, ni otros sentimientos iguales a los que ahora siento.

Dejo de esperar y de ver las cosas venir y, actúo. A pesar del ridículo que crea que puedo hacer. Cuando demuestro y expreso lo que siento, no puede haber vergüenza, ni un tiempo ideal, ni un sitio lleno de gente indiscreta… Cuando doy cariño y digo lo que siento, mi corazón es libre, y se sientes feliz… ¡He dicho lo que sentía! ¡He expresado la necesidad que estaba conteniendo!

Lo peor que puede pasarme, ya no existe. He hecho lo mejor para mí y para quien hice receptor de mi cariño. Ofrecer cariño, no puede tener consecuencias ridículas.

De no hacerlo, Lo peor que me puede pasar es aún más doloroso. El día que sólo puedas sentir que quiero sentir y no pueda sentir.