Me acosté viendo la intensa luna llena. Me acosté soñando, me acosté queriendo, me acosté recordándote, me acosté con el corazón contento e inquieto, me acosté con la esperanza de volver a verte, me acosté con la nostalgia de lo vivido…

Me despierto y veo el intenso brillo del sol que me saluda contento e ilusionado. Me despierto y te quiero más que ayer, me despierto y te recuerdo más que ayer, me despierto y mi corazón no deja de sentirse inquieto, me despierto y tengo la certeza de verte casi sin darme cuenta, me despierto y la nostalgia de lo vivido es lo que ahora vivo a tu lado…

A pesar de como pueda estar el cuerpo y el corazón, hoy también así me despierto entusiasmada igual que me acosté anoche para descansar y soñar; despierto contenta. Esto fue lo que me dijeron las estrellas que era; la fuerza de estar viva.