Me cuesta marcharme porque me cuesta volver. Si vuelvo es para no marcharme. Quiero quedarme siempre a tu lado, pues quererte no me cuesta nada. Quererte no es ningún trabajo, es un regalo que no cuesta.

marcharse