Lentos y seguros; destino seguro

Inicio/RFR (Reflexiones, frases y rebumbio)/Lentos y seguros; destino seguro

Lentos y seguros; destino seguro

Lentamente. Como una buena tortuga, o como un hermoso cangrejo en extinción, puede que así te muevas por la vida.

Puede que te muevas sin prisas, pero sin pausa. Andando lento, pero seguro. Seguro de donde pisas y por donde te mueves. Y aunque a todos nos gusta ir rápidos y seguros para llegar a nuestro destino con la mayor rapidez y efectividad posible, somos conscientes de que no es lo más adecuado, o incluso seguro. Además, esta actitud, nos evita vivir la vida de modo verdadera, sin que se escape nada de la vista. Porque al correr, al no detenernos en ver las cosas siempre siento que nos perdemos algo, y ahí, ahí sí que no hay repetición de la jugada. O lo ves, o lo vives, o lo sientes en eso instante; sino, nada nunca por más que retrocedas volverá a ser como la vez anterior que lo viste, que lo sentiste o pensaste…

¿Incompresible lentitud? ¡Para nada! Con los años que cuesta conseguir una cosa, con el tiempo que dedicamos, lentos, idénticos a los andares de una tortuga o de ese hermoso ejemplar de cangrejo para llegar donde pensamos en algún momento antes, o bien lo planteamos como una meta, bien vale la pena disfrutarlo al máximo. No dejar que se escape un segundo de esa situación para sin prisas y pausadamente vivir este tiempo.
Sino, de otro modo, el ser como se es, es algo que no debemos de dejar se tumbe por nada del mundo. Sin dejar que nadie por el motivo que sea, haga cambiemos de pensamiento, de actitud positiva, dialogante, humana… Sin que ningún avivado consejero, venga con la velocidad de los consejos para que aumentemos el ritmo de nuestros movimientos. En definitiva. Sin dejar que nos obcequen conque movernos más rápido es mejor.
Pues ya bien sabes que las prisas no son buenas consejeras.

Y para ser, o parecer ser más listo y cariñoso que nadie, éste de andar correteando rápido de un lugar a otro, con palabras más envolventes que las tuyas, no es síntoma de vivir de verdad. Porque las personas únicas y exclusivas no importan si corren más ó menos.

Lentamente. Lento caminemos por la vida, lento vivamos y hagamos lo que dicta el corazón. Como una tortuga o un cangrejo lento o en la dirección contraria, ser uno mismo. Por eso desde siempre creo, que lo mejor y más saludable para el corazón, es ir siempre, con paso firme y decidido a donde quiera que se quiera llegar, con independencia del sentido en que se camine. Mantenerse tan firme como el suelo, firme como se es, y haciendo caso al corazón. Haciendo caso omiso a palabras y susurros de que deprisa es mejor.

Sin tumbar a nadie, movimientos y tiempos de vida, aunque digan que eso es estar pasado de moda, ir al ritmo que dicta el corazón. Seguir el ritmo, lento, pero seguro. A paso firme, lentitud que permite llegar al destino sin rasguños en el corazón innecesarios.

Por | 2017-06-19T19:26:06+00:00 Junio 14th, 2013|RFR (Reflexiones, frases y rebumbio)|2 Comentarios

2 Comentarios

  1. TRIBILTXO 17 Junio, 2013 en 21:16

    Tienes toda la razón preciosa. Las prisas muchas veces nos impiden ser felices…las ganas de llegar, de conseguir, de alcanzar un sueño…lo más deprisa posible..no nos dejan disfrutar del camino y quizas éste sea más bonito e interesante que la propia meta.

    ¿Incompresible lentitud ?

    MMMMUUUUAAAAAAAA!
    Maite zaitut.

  2. Trébol 24 Julio, 2013 en 19:28

    y tanta prisa, tanta carrera para qué Tribiltxo? Somos así de insconcientes, aunque creemos ser lo contrario… hay quien cree que por correr, irá todo mejor, y creo que no.

Deje su comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies