A una media de palabra por palabra, por miradas y gestos que desprendo, sin dejar muchos espacios de unos a otros sentimientos por la emoción y la suerte al comprobar la suerte que tengo de experimentarlos acongoja: ‘Querer vivir, y dar vida‘, ‘Querer soñar y dar sueños‘, ‘Querer sentir, y sentirte’ ‘Querer emocionarme y emocionarte‘ ‘Querer no llorar, y llorar contigo‘ ‘Querer la calma, y buscar la calma juntos‘…
Una media de palabras por palabras, miradas y gestos que se desprenden ellas solas sin que les haya pedido que lo hagan, y me sorprenden porque aprovechan la más mínima oportunidad para manifestarse, y es cuando a mí me permiten recordar con cariño dónde y con quién pasé cada momento. Recuerdo el cariño tan verdadero y fuerte que nacía de nosotros, y que no iba a medias de palabras, ni miradas, ni gestos.
Toda la verdad y la certeza de éste cariño ha sido capaz de tumbar toda la posible farsa ó apariencias que pudiera haber entre nosotros, y no puedo por todo ello que sentirme la persona más afortunada.

Vivir y soñar con el corazón a medio camino entre palabras, gestos y miradas, es parte de ésta emoción que vuelve a mi corazón como al principio, y logra desprenderme contigo sin miedo a la decepción de las emociones que se me pasan por el corazón.

Sé que si me alejo de los miedos y los prejuicios, mantendré a raya el afecto y apego por quién y, quienes quiero, sobre quienes mis respetos, mi admiración y cariño van más allá del simple aprecio y trato formal. Gentes que son más que mi familia y mis amigos… Gentes importantes que a una media de sus palabras, sus gestos y sus miradas mi vida crece y se expresa con entusiasmo para no perder todo este entusiasmo por vivir.

Daré vida, y viviré‘, ‘Daré sueños, y soñaré’, ‘Daré sentimientos, y sentiré‘ ‘Daré emociones, y emocionare‘… No escondo las emociones, así no escondo tu amistad u cariño porque además es un bien para mí vida.

A una media de palabra y palabra, por miradas y gestos que desprendo vivo cada día, una parte de lo más dulce de mi vida; y la vida parece caer a nuestros pies, como también caen sus caras más romántica, y nostálgicas.

Cómplices con la pura esencia de las gentes que quiero, sin dejar de recibir una sola emoción y sentimiento que no sea verdadero; vaya a medias o a menos de media, no perderán un ápice de ellos porque las almas genuinas solamente desprenden todo cuanto sale del corazón; sin miedos ni prejuicios, experimentar tanto cariño engrandece, el corazón y vive contento.

Cartas-de-emociones