La televisión en verano

Todos notamos desde hace semanas la llegada del verano, así de esa manera un año más comenzamos a notar como las altas temperaturas se apoderan de nuestros cuerpos y como la sed agudiza por momentos. Claro que cuando pensamos en este tiempo, lo primero que se pasa por la cabeza son las vacaciones. Quién no desea poder tener unos días de descanso o unos días en los que cambiar de ambiente. A estas altura de año la monotonía nos ha absorbido, hay ansias de parar y relajarse, claro que el tiempo acompaña para tales deseos. No es lo invierno con frío sentarse a la orilla del mar que hacerlo en verano donde un chapuzón es más que una alegría; sino que lo digan con estas temperaturas que estamos soportando. Y qué mejor que estar en una terracita tomándose un refrigerio bien fresco. Sin hablar de las noches donde la alegría se apodera de todo aquel que visita como el que reside. El verano es la época del año donde el descanso es necesario para renovar energías, no siempre necesariamente :).

Una muestra está en el trabajo si giramos la cabeza vemos como el compañero está esperando lleguen sus días de descanso como cuando espera la hora del desayuno, para salir y fumarse un cigarrillo (ya no se puede dentro, la ley no lo admite) u otros menesteres varias.

Claro que… a todo esto hay dos preguntas ¿y aquellos que no tienen vacaciones? ¿qué es de ellos?.

No nos engañemos pensando que es imposible que no haya quién no se tome unos días de desconexión, porque es todo lo contrario, hay mucha gente que no puede darse unos días de tregua, y es que tampoco el euro nos deja para ello (¡donde está la peseta!). Por más que ahorres durante todo un año, cada vez es más complicado disfrutar de unos días…

Es por eso que quiero hacer una pequeña reflexión sobre las programaciones televisivas.

A falta de los ansiados días de descanso, el verano se ha venido convertido en un estudio profundo de dichas programaciones (ya saben donde acudir para las estadísticas… previo pago 😀 ) . Es increíble como baja la producción y programación o por lo menos eso parece. A todo esto sin contar los fines de semana, son horribles, hace tiempo no recuperan la emisión de verano azul no estaría mal recordar como era Málaga y su zona o películas del Oeste, de las que podías estar toda una tarde comiendo palomitas y chuches. En definitiva, en verano, si usted no se va de playa, excursión, etc… le recomiendo no quedarse frente al televisor, puede usted sufrir a medio plazo veraniego una grave depresión que le acarreará problemas con la historia televisiva de este País.

Por | 2015-06-06T01:11:51+00:00 julio 27th, 2006|Opinión bloguera|Sin comentarios

Deje su comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies