Cuatro semanas restan para dar la anunciación de Jesús, y con ello son cuatro los domingos antes del día señalado en el calendario, para celebrar por tanto la Navidad. Con la llegada de adviento, desde el primer domingo de diciembre, ya se preparan ciudades enteras, grupos de amigos, de trabajo, deportivos, sociales, etc., etc., para juntos y reunidos entre todos pasar un tiempo de alegrías e ilusión, donde cada uno sin dudarlo, poder contemplar y vivir, compartir e ilusionarse de manera muy particular por los momentos y las emociones que pueden vivir y sentir. Todos con el mismo deseo, y nexo de unión. El nacimiento de Jesús. La llegada del Mesías.

Iniciando todos los preparativos, para pasarlo bien, así los propios actos que desde ya abundan por cada rincón del planeta: desde oriente a occidente; portales, arbolitos de navidad, adornos, luces, dulces, y comida variada, es lo que ya empieza a palparse en el ambiente. Mercadillos, centros comerciales; y otro montón de sitios más donde poder pasar un rato y empaparse del ambiente navideño por numerosos vecinos(as) amigos, allegados, visitantes, y todos los que desde cualquier rincón del planeta se acercan estos días a cualquiera de los rincones; las calles, las plazas, los centros comerciales, los centros de mayores, los centros escolares, los restaurantes e iglesias, suenan villancicos, panderetas, zambombas, guitarras, palmas. a medida que pasan los días y las horas, de éste mes de diciembre, con la más pura tradición y aroma por celebrar la Navidad, el nerviosismo que comeinza a sentirse por el cuerpo,.

Son estas cuatro semanas de adviento, las que por tradición, además de la corona de pino, también llamada  «la corona de adviento, indica hay que colocar en el hogar cuatro velas, durante el invierno para representar al fuego del dios sol, para que regresara con su luz y calor durante el invierno., siendo para ello la representación de una vela lo usado para hacer la representación, al encender una de ellas por cada domingo que falta para la llegada del nacimiento de Jesús. Encendidas igual que la luz, el significado de cada una de ellas: el amor; la paz; la tolerancia y la fe. Pueden ser consideradas sus virtudes asignadas de un ejemplo a seguir y de mejora personal, las cuales avisan de la posibilidad de tomarlas para mejorar actitudes y aptitudes ante el tiempo festivo que se avecina.

Navidad época entrañable, ilusionante y propicia para recuperar o revivir sentimientos, emociones e ilusiones que escondemos en el interior y que por cualquier motivos o circunstancias tendemos a no darles vida, o mantener a buen recaudo. Por ello, así al tiempo que falta para la noche buena, podemos comenzar a sorprender a otros y sorprendernos, divertir y divertirnos. con humor, alegría e ilusión, poner armonía, pasión a éste día que será el primero de otros que no se quedarán detrás en todo lo referentes a la celebración del nacimiento de Jesús.

 Nochebuena, Fin de año, Reyes. Días principales que suponen el centro de todas las emociones. Sin olvidar otros momentos que son increíblementes preciosos en poder sentir y vivir: Reuniones de amigos, familias, vecinos, e incluso quienes no se han visto en su vida y se encuentran. Es el día señalado cualquier otro del mes de diciembre el preparado hasta el último detalle para pasar un rato, contando y dando buena cuenta de lo que supone y como suele ser el mayor de los casos, estar un año casi completo sin verse. Bullicio que sube los decibelios, y pone el corazón lleno de felicidad.

Y siendo ya también algo que no puede quedarse en el tintero a unas fiestas señaladas de navidad. La Buhardilla se adorna, cambia su cara por este mes y medio y se pone acorde a las fiestas que están ya aquí.
El arbolito, las luces, las guirnaldas, el portal, y más, más adornos, y elementos decorativos serán lo que pongan junto con vuestra presencia la alegría a esta Navidades 2012.

Unas Navidades que deseo lo mejor y la mayor de las felicidades a todos.
Es por tanto, por lo que desde éste rinconcito, humilde lugar; inauguro la decoración navideña.

La Navidad de 2012 ya llegó. Y las sorpresas y la alegría también llegó a la Buhardilla.

¡FELIZ NAVIDAD! FELIZ NAVIDAD 2012!