La inusual calina, y tronada solar irrumpe

Casualidad o no, estos días que pasan, lo hacen con un ambiente un tanto espeso, dada la calina que hay en el ambiente, hace que a pesar de estar en invierno, contar con un clima especialmente seco, también inusual a esta época del año.  Lo que hace que el aire sea más seco. Aunque ha descendido el nivel, el fenómeno parece se mantiene estabilizado.

Una espesa capa de tierra, también llamada polvo en suspensión (partículas de arena) que nos llegan desde África, está invadiendo desde mediados de semana las islas. Con los consiguientes achaques que esto produce, tanto a nivel ambiental; reduciendo la visibilidad, así como en efectos negativos sobre la salud; principalmente lo concerniente a todo lo respiratorio; asma, bronquitis, sequedad en boca y ojos…

Un fenómeno atmosférico que tampoco nos viene de nuevas. Raro es el momento del año en que no haga acto de presencia tal espesa capa de tierra; mínimo dos, tres veces… Y sin embargo, para combatir sus efectos, y que las dichosas partículas no se cuelen en casa, y hagan de las suyas, del mismo modo nos afecte con más dureza, no pasa por otra solución más que por mantener las puertas y ventanas cerradas.
Ejemplo de cómo cae y afecta ésta calina, son los coches llenos de tierra, las ropas que a la intemperie de secaderos, parecen haber estado retorciéndose en plena arena de monte, notables amontonamientos de capas de tierra en solares, terrazas…

Mapa de Calina en las islas
Mapa de Calina en las islas

Y por si fuese poco curioso, casual todo esto; me sorprendo al ver en prensa, el aviso y comentarios de una tormenta solar que anda pululando por la faz de la tierra.  Así, a bote pronto impresiona, y me da hasta ‘congoja’. -Pudiendo quizás, exagerar en mi apreciación-.

Tormenta solar, que indican -es la más grande de los últimos cinco años- sin un impacto tan grande al que se esperaba realmente en un principio, pese a que la radiación magnética es menor, las explosiones que está causando la tormenta, persistirá unos días.
La nube de partículas que serán expulsadas del Sol, podrán alcanzar velocidades de hasta 7,2 kilómetros por hora. Pudiendo el gas que viene cargado de esas partículas, provocar una tormenta geomagnética (corrientes eléctricas en la atmósfera), que afectando al campo magnético que protege a la tierra; encargado éste, de protegernos de las radiaciones dañinas. Afectar así, a los sistemas de navegación de satélites, al tendido eléctrico, rutas aéreas, sistemas de alta precisión GPS, etcétera, etcétera.

Tormentas que fácilmente, en opinión de los entendidos en la materia -podrían producir auroras boreales- Proceso de las cuales, se provoca cuando las partículas que empiezan en el Sol -la gran mayoría de ellas, electrones- son traídas a la Tierra por los vientos solares y guiadas a su vez, por los polos magnéticos terrestres. Partículas que al interactuar así, con la atmósfera de la Tierra, estimulan moléculas que ya están ahí y emiten luz dependiendo del color de esa luz de los gases, de los cuáles estén presentes en la atmósfera de la Tierra están siendo excitados: oxígeno, nitrógeno…
Por lo que, cuanto más fuerte es el viento solar, más brillantes serán las auroras boreales. Similares pues a la luz de neón. Originándose tras la interacción de un electrón con los átomos neutrales, que es lo que causa la emisión de ésa luz de diferentes colores.

Imagen de Aurora Boreal
Imagen de Aurora Boreal

No engañaros al leer todo lo científicamente dicho, que no soy astrofísica, ni nada que se le parezca, sencillamente he querido averiguar, saciar mi curiosidad, por lo que he buscado información a este respecto. Dado lo curioso de comprobar cómo en pocas horas la coincidencia de esta calina, habitual, a la vez que inhabitual, junto a esta tormenta solar.
Eventos relativamente importantes, el solar mucho más, indudablemente, y de los que por suerte, quiero pensar, y creer, solemos tener muy pocos como ya decía durante el año, y lógicamente, nunca pasa desapercibido.
Por las miles de personas que nos podemos ver afectadas, pues quién menos, una sequedad de boca, agobio si manifiesta, o sencillamente porque no nos habituamos, por suerte a que estas cosas sin tener poder de mano del hombre para controlarla, hagan su aparición. Estrictamente desde el poder de la naturaleza de lo natural, quizá como consecuencia, quién sabe en parte de lo que mandamos para arriba, con nuestros humos, gases; en definitiva con la contaminación, no nos sea devuelto de esta manera.

La energía que al final emana, el clima, el polvo en suspensión. Todo de una manera natural, nos da signos de que cuidemos nuestro espacio, no sólo el que pisamos, sino que él nos cubre y protege. Desde lo más alto…
Con la congoja de lo casual o no, de estas dos combinaciones tronadas, esperar que esto pase. Que sea menos invasor de lo que por ejemplo la calina es. Con puertas y ventanas, a medio abrir… Estos días pasarán, eso espero. Esperando aparezca un sol y calor más gustoso, acogedor.

By | 2017-06-19T19:26:13+00:00 marzo 11th, 2012|Opinión bloguera|4 Comments

4 Comments

  1. naufraloq 13 marzo, 2012 at 22:39

    Y di que es cierto, aranchita, menudo ataques de alergia he pasado estos días. Por eso mi ausencia. Ahora remontando.
    Chaito.

  2. carloson 14 marzo, 2012 at 21:23

    Parece que remite, ando fuera de las islas estos días. Menos mal, no me pilló 😉

  3. Trébol 18 marzo, 2012 at 12:26

    Siempre tú y tu suerte bandido!!! La anterior también te pilló fuera ¡qué suerte! je, je, je. Me alegra así no te pones jalandillo de narices, esos ojos hinchados. Abrazos

  4. naufraloq 24 marzo, 2012 at 22:57

    Y ahora con el cambio de hora ¿qué? :X

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies