La habilidad sonriente

Siempre una sonrisa. Ante un tropiezo, una palabra inoportuna, un enfado, se estropea cualquier dispositivo, el coche no arranca, la puerta no abre, soportar colas en cualquier sitio, el inoportuno sonido del despertador después de una noche poco aprovechada… A los problemas, una sonrisa en el rostro.

Sin que ello suponga la ausencia de problemas. Sí, en gran medida la habilidad de ser feliz, por encima de cualquier circunstancia. Una sonrisa en el rostro. Sin que sea la norma, los problemas o dificultades de manera taxativa en la vida. Variando en contenido de cada situación y circunstancias personal. Es la sonrisa, el llanto o cualquier otra manifestación sentimental que se haga realmente sentida, sin camuflar ni esconderla, tras, ningún otro gesto; sin que no importe, falseando el tropezar con el escalón, el ordenador se bloquee en medio de un trabajo, estar quince minutos al teléfono esperando respuesta… Haga evidente el malestar.

No es menos cierto, cuando en momentos puntuales, parece que un pico de desesperación aparece. Sin querer. Sin buscarlo ni desearlo, aún con una circunstancia particular compleja. Rompiendo toda la presencia de risa y positividad ante los hechos. La sensación de debilidad sentimental hace acto de presencia. La sonrisa pierde un poco de ese dinamismo. Hay que reanimarse y volver a poner gesto sonriente. Sin apariencias, convencidos que es la mejor alternativa. Resollar, –a mal tiempo, buena cara– ó –siempre con una sonrisa, aunque no deje de tronar-.

Porque al final, por más debilidades, impresiones y sensaciones contradictorias, nada va a cambiar, y nada mejor que afrontarlo. Desde la aceptación de la debilidad, con una sonrisa.

Intentar poner y mantener la sonrisa, por uno mismo, aunque no haya ausencia de estados complejos.

Una sociedad que quiere y si se lo plantea puede de verdad poner más chicha a la vida.

Sin tener porqué que dejar de un lado preocupaciones laborales o personales. Cada cosa con su tiempo y ocupación. Nunca dejará de haber una situación conflictiva e indeseada.

Sin embargo, reaccionar con el mejor ataque, la sonrisa. La mejor arma/respuesta.
Tropezando dónde y con lo que sea. Siempre afrontar cualquier cosa, sonriendo.

También publicado en Elblogoferoz

 

By | 2017-06-19T19:26:11+00:00 mayo 13th, 2012|Opinión bloguera|4 Comments

4 Comments

  1. leila 12 mayo, 2012 at 20:53

    Es difícil sonreír, si el corazón tiene heridas, esta triste, cuesta, ahora es una verdad de templo lo que dices. Vale más reír que llorar… y de tí cada vez aprendo nuevas cosas… gracias por esta sonrisa.

    Abrazo.

  2. yosef 19 mayo, 2012 at 21:29

    La habilidad tuya para escribir es grandiosa, la pureza de tus palabras, ser hábiles a reir, eres lección de fuerza, miremos los que podemos la vida de una manera más sencilla, y natural… tu tampoco dejes de sonreir, me das ánimo y fuerza… dios te bendiga siempre…

  3. Trébol 26 mayo, 2012 at 0:10

    Bueno Yosef, no creas es tanto. Ciertamente hago y pongo el corazón cuando me dedico a escribir. Intento ser sincera y censurarme lo menos posible, pero de ahí hacer tan buena como dices no creo 😉
    Igualmente gracias, pues compartir con amigos como tú, por aquí es un placer.

    Saludos.

  4. yosef 10 junio, 2012 at 11:48

    ¿Y no crees también los demás podríamos hacer lo mismo que tú?…
    Saludos.

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies