‘La guagua’ se para, y sube a la ‘bella y gran mujer; mami’

Mientras espero, parada a parada. Sin un segundo de retraso desde que saltara la emisión a su salida del intercambiador de las ondas radiofónicas, y mientras se acerca a detenerse a los pies de la caseta de la parada, el pensamiento se queda distraído. Hasta que los segundos avanzan y de pronto, subo y cruzo el estrecho, pero singular ancho pasillo, que facilita llegar al asiento, al que nada más entrar conquistó a los ojos. Nada más subir, mientras espero el momento de que el chófer coja el ticket, busco el hueco el que me dará asiento y comodidad en el trayecto y tiempo que dure éste nuevo viaje, pues el anterior y primero por esta ruta, fue fantástico…

Subida ya a la guagua. Los pasajeros van sumergidos en las profundidades de sus mundos y enfrascados en pensamientos varios. Quién entre tanto, el pasajero, con su ropa de faena, sus utensilios y herramientas dispuestas, parece que está en su mundo entretenido, se dedica a hacer sus cosas, piensa en lo suyo, hace las tareas de casa, se afana en su escritorio escribiendo y redactando, repara coches, atiende a su clientela del restaurante, así también quién atiende su tienda de comestibles ó ropa, y así otras múltiples tareas… Presta de medio lado atención a lo que por el transistor están radiando.

¡¡Mami, mami, mami!!… ¡¡Bella y gran mujer!!
La emoción de poder hablar de las madres es literalmente emocionante. Hablar de mí propia madre, con la profunda modestia y libertad que me tomo para ello, es una de las cosas más bonitas y lujosas, que una hija puede jamás poder hacer y sentir. Ya que, de verdad, madre, no hay más que una -La realidad que sobrepasa cualquier posible frase hecha y conjugada, puesto la pérdida de su propio significado es causa del ‘mal uso’ que los hijos hemos hecho de las madres-…

El hecho de la existencia y la vivencia que se tiene de una madre, tiene muchos y profundos significados, lo que sin duda no tiene, es valor.

Valor, y gran regalo el que he sentido al tener el honor de poder expuesto de manera radiofónica, y por medio de ella, compartir con cuántos oyentes se hallaban subidos en esa ruta a la programación de la “GUAGUA DEL SUR”, con el genial y fantástico chófer ‘José Manuel Pitti’

Inmensa satisfacción de los hijos por nuestra madre, ‘la mami más bella y grande’, y que sin ser tan egoístas y con la sinceridad y cariño que mami, nos enseñó y ofreció siempre en su educación a nosotros debiéramos decirle y más aún, demostrarle diariamente.

Si hay un ejemplo de vida, fuerza, y rayo de luz, esa siempre viene de la mano y la educación de mami… ¡Bella y gran mujer!… ¡Mami!… ¡Siempre grande y bella!

By | 2017-06-19T19:26:07+00:00 Octubre 5th, 2012|Personal|3 Comments

3 Comments

  1. cristina098 6 Octubre, 2012 at 22:40

    Hermosa! Te lo digo en privado, hoy me importa poco te enfades, lo digo en público… Dedícate a escribir, a ser escritora, periodismo… Sensibilidad, pausas… muchacha!! no sé no te han fichado ya… eres dinamita! explota de una vez y saca todo eso que guardas, no dejas de sorprenderme y mira nos conocemos hace años estoy patidufusa 😉 😛 Se no te enfadaras dije para darle misterio… el resto todo es cierto, dónde miran los profesionales y editoriales… lo decimos los lectores, seguidores… ya basta!!

  2. joselu 7 Octubre, 2012 at 14:05

    Bello, bello, Molto Bollo ragazza!

  3. yosef 7 Octubre, 2012 at 14:08

    A mi mami que esta lejos, escuchar esta flamantes letras y palabras me has engallinado la piel. Qué sentimiento más hermoso. Mi mami tan bella la tuya también. Todas las mamis lo son ¿o no?

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies