La fría sombra de la duda

Inicio/Opinión bloguera/La fría sombra de la duda

La fría sombra de la duda

Desde la dulce y frágil añoranza que se manifiesta en mí, del mismo modo que las sombras miran con ternura a las luces cuando se engendran entre sí, te recuerdo a cada segundo. Sufro en silencio tu ausencia, me desarma la soledad hostil. A pesar de que me recomiendan que desmorone a la melancolía, haré todo lo que está en mi mano para no caer en la sombra más oscura, fría y tenebrosa que me aleja de ti.

Surge en mí la sombra de la duda. ¿Debería de quererte? ¿Debería de abrirte la puerta de mi corazón? ¿Debería de confiarte mis pensamientos más profundos? ¿Debería de creer cuanto dices que me quieres? ¡Son tantas las preguntas que me planteo! Soy consciente que no me llevará a ninguna parte andar por este camino de la desconfianza. Desde este preciso instante, voy a quererte, a abrirte mi corazón sin condiciones, te confiaré cada uno de mis pensamientos, y creeré fiel a tu cariño. ¡Solamente me importas tú! ¡Te extraño tanto! ¡Necesito compartir contigo tantos ratos de vida! Verte ahí, desmorona toda la añoranza que noté al no sentirte respirar, al no ver tus ojos azules, al no tocar tus manos rugosas fruto del esfuerzo, y al no ver tu sonrisa idéntica al elixir de la felicidad. Son tantas las dudas, que solamente tu presencia guarda la fuerza necesaria para oponerme a ellas, y salir victoriosa de la nostalgia.

Colmada de seguridad y amor, aun después de todas las sombras que encontré en mi camino, regreso confiada al calor que tus brazos tiernos, frágiles y compañeros depositan en mí.

Por | 2015-12-19T09:13:26+00:00 Diciembre 19th, 2015|Opinión bloguera|Sin comentarios

About the autor:

Siempre escribir para mí ha sido una excelente herramienta de expresión. Hasta que un día, la tecnología se presentó en mi vida y completó ese deseo de un modo extraordinario. Ahora hago narraciones por ejemplo de la risa, el viento, el agua, el amor, la nostalgia, los sueños. Aventuras lingüísticas que me proporcionan felicidad, igual que a un niño corretear en el parque de atracciones.

Deje su comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies