La ciencia nos humaniza, monos y monerías

Somos descendientes de los primates.
Hacemos el mono. Me río, juego y curioseo como un mono. Nuestro comportamiento en el fondo es idéntico al de los primates.

En definitiva, no puedo negar los antecesores/creadores de la especie humana fueron los primates, “mal, que no nos guste” por el probable agravio del tema comparativamente hablando.

¿¡Uy! ¿Qué mono/a es el niño/a? ¡Mira, como se ríe y qué guapo/a no es!… Cualquiera nos “ofenderíamos” o nos “ridiculizaría”, si nos dijesen en tono jocoso o con segundas intenciones eso ante un desconocido e incluso familia; tío/a político/a ó carnal, primos, etc., porque en realidad a nadie nos agrada nos comparen con un animal que aún querido, lo asociamos a diversión, burla, imitación.

Con buena o mala intención a demás de cómo nos lo dicen y el contexto. Es ahí donde para mí parte la base de la ridiculización.

…-Sí, mi niño es ‘muy mono‘. -dice su madre orgullosa-
…-“Gracioso, como su padre e inteligente, como su madre”…-

Sin embargo no deja de llamar mi atención, el estudio científico que he visto en prensa días pasados, cuando puesta a pensarlo desde una “controvertida distancia” separando lo que pudiera ser puramente anecdótico o simpático como lo dicho, podía sacársele al tema, llevándolo al campo científico. Mantiene una cosita que hace del tema me resulte curioso o anecdótico.

No voy tan siquiera a entrar en territorio puramente científico o técnico, porque no apetece y, porque tampoco me desenvuelvo, pero ¿Quienes no recordarnos la imagen a través de la evolución humana desde la época del homozapiens, donde vemos varias secuencias del desarrollo a la que según los sí entendidos, en la materia; se trataba de la cadena y de cómo se originaba la evolución del hombre junto a los chimpancés…?

Poca importancia doy el que me llamen mona o chimpancés, cuando río, pues de esto habla un estudio que ha venido a certificar lo que ya presuponíamos, en que; somos más chimpancés que los propios chimpancés.
Sino, cómo explicar que nuestra manera de actuar e interactuar sean tan semejantes, y no sólo eso; sino cómo, a medida vamos adquiriendo mayores destrezas o conociendo sobre ellos, aparecen mayores similitudes entre ellos y nosotros. Más allá de posibles simbolismo.

Viven en grupos (como nuestra sociedad) con una gran capacidad en comunicación verbal y no verbal, (gestos y sonidos) su  capacidad de imitación desde una pasmosa facilidad. Y ahora corroboran, la facilidad del animalito para reír y hacer iguales gestos que un humano cuando ríe.

Ya también sobre ello, hablaba por entonces D. Félix Rodríguez de la Fuente (reportajes de televisión) haciendo referencia a la inteligencia animal y a la semejanza en los estilos de comunicación, vida del ser humano…. En fin. Venía a corroborar en cierta medida nuestra procedencia animal, pues, el ser humano también cuenta con un instinto de supervivencia.

Independientemente de quién fuese el primero y del descendiente.
Resulta impresionante cuanto de sabia es la naturaleza. Y cuanto poder en positivo y negativo tenemos en nuestra propia evolución, como especie y sociedad.

La creación de ambos y la similitudes entre ambas, deben ponderar algún significado que acabará por descifrarse algún día, sin siquiera ser conscientes nosotros mismos de la realidad…

Y es que en el fondo somos unos monos/as bien monos/as 😉

[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]
By | 2017-06-19T19:26:36+00:00 septiembre 8th, 2010|Curiosidades|0 Comments

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies