Ante la reseña anterior del cortometraje, casualmente cae a mis manos nueva información cinematográfica.

Películas con una base; la diversidad funcional. Encuentros y relaciones, desarrollos de vida de personas, que por su diversidad funcional, sensorial, psíquica, deben hacer frente a su situación.
Una manera de animar  y acercar a la gente para se mire a la discapacidad de una manera más normalizada. Como de verdad creo que debe ser.

Normalizar las cosas, las situaciones. Relativizar las impresiones negativas.
Cuanto más ‘normal’ se muestren las situaciones y circunstancias, un mayor distanciamiento, y dispersión habrá entre quienes cuentan alguna de estas situaciones, a nivel personal; que hace nuestras vidas de un poco más de esfuerzo y dedicación a algunos de nuestros actos y movimientos. Una normalidad que de la mano del cine, se puede igualmente transmitir. Ya que, observar desde la imaginación y la realidad de la propia ficción la vida real, es una muestra de lo verdaderamente posible a una normalidad de desarrollo de vida. De lo posible.

Tanto es así, que sobre el Alzheimer, ‘Arrugas’ de estreno, el pasado enero, con sus dos Premios Goyas en su haber, tras la celebrada Gala del cine, a su reconocimiento obtenidos en las categorías referidas; al mejor guión adaptado, y mejor película de animación.

Siendo desde la propia animación, basada en un cómic; reflejando  la situación, por la que una persona afectada de este síndrome del ‘olvido’ y ‘deterioro’, debe tumbar cada circunstancia adversa. Su circunstancia personal, debiendo superarla cada día. Cada olvido, deterioro, por el que el síndrome se adueña de su persona, sus actos y pensamientos. Retratando pues, la vida cotidiana en una residencia de ancianos.

Escena de Arrugas
Escena de “Arrugas”

Un síndrome, el Alzheimer, que podría a simple vista pasar “desapercibido”, pero la impotencia y la afección de quién convive con él, saben de lo complejo de convivir juntos. La realidad de quién desde ser una persona normal, ver como su vida se ve afectada por situaciones que no siempre puede controlar.

Así del mismo modo, “Intocable”, una comedia de convivencia que bien podría ser la igual de mucho de nosotros, inclusive la mía propia, solamente con la invirtiendo las situaciones y afecciones, pues la base de la relación y convivencia, la dependencia por otros, nada la hacen diferente.

Dos personas; un millonario que quedó tetrapléjico tras un accidente de parapente y Driss, el hombre que éste contratará para que lo cuide, una persona con antecedentes penales, de recién salida carcelaria, quizás la persona menos indicada para el trabajo, por sus antecedentes, no sólo penales, sino de vivencias y experiencias en su vida…

Escena de "Intocable"
Escena de “Intocable”

Ambos; que tras su relación fría, distante si puede decirse de principio, dado ambos antecedentes personales y desarrollo de vida; originado a que cada uno entiende la vida de diferente manera. Terminan fraguando una estrecha amistad; encuentros y desencuentros, desavenencias continuas, que genera finalmente, una “intocable amistad”.

Sin lugar a duda, mi conclusión, vista y leída las sinopsis de cada película, así como después de observar cada trailers; me deja un buen sabor de boca, una grata impresión. Al trato de cada historia, desde la veracidad de la propia realidad. Incluso desde la ternura que las imágenes emanan. A pesar de la dureza de la realidad. De vernos de alguna manera reflejados, y porqué no decirlo, incluso vulnerables y desnudos, ante la veracidad de lo que se ve. Ese pudor de pensar es alguno de nosotros, yo misma, en ciertos momentos, dependiendo del momento de la película…


Tráiler de “Arrugas”


Tráiler de “Intocable”

Cosas, que cualquier de nosotros puede experimentar en algún instante de la vida. No sólo en carne propia, sino en familiares, amigos, e inclusive de alguna persona conocida… Una realidad, que sólo cambia contextos y nombres. Situaciones y circunstancias distintas. Sin embargo, la realidad de cada día, de cada uno, se puede ver plasmada en un estudio de cinematografía más fácilmente de lo que imaginamos.

Me resulta, un gran avance a lo que se presta como concienciación y normalidad.
una normalidad que también nosotros debemos impulsar.