Queridos amigos(as) Después de casi dos meses sin poder hacer acto de presencia, os informo de que en breve retomaré la actividad de la Buhardilla.

Pediros disculpas ya que esta ausencia ha sido obligada ya que el ordenador terminó por querer un descanso eterno y fue la causa de no poder hacer ninguna entrada a esta Buhardilla que tantos momentos felices y de libertad me da.

Espero pronto poder reencontrarme con todos y nuevamente compartir esas cosas de la vida que tanto nos pone el corazón en vilo, y las ganas de vida en igual estado.

Agradecida de tantos mensajes y correos que he podido ir respondiendo y viendo, son todos estupendos.

Lo dicho. Nos reencontramos y nos pasaremos largas horas arrejuntados en esta humilde pero acomodada Buhardilla.