Me hice la loca para no perderte, y seré siempre una loca empedernida si ello supone que entiendas lo que siento, y para que tú vida, no te hagas más loca que nadie… La vida es una locura, sin duda; pero cómo mola que la vida sea loca. Con su locura tendré sorpresas aseguradas.

Me hice la loca, más loca te hiciste tú. Ahora que no sé quién es el cuerdo para superar el mal rollo de quién se cree estar más cuerdo, viviré este loco momento que me asegura una alegría en el corazón.