En el horno esta que cuece; la Cena Benéfica

Después de no algunos comentarios y sin creer fuera del todo verdad en que algo se estaba cociendo me informa, confirma mi hermano Domingo, que sus amigos, componentes principalmente del grupo musical Asíson, del que también él es componente, entre otros, van a organizar una comida; Cena Benéfica, con el propósito de recaudar dinero para acondicionar y eliminar las barreras arquitectónicas que tengo en casa, -las odiosas escaleras y otras-, las que me impiden, ahora y desde hace dieciséis años, poder entrar y salir a la calle con normalidad; también el moverme por casa con soltura y libertad.
Teniendo que estar sin otro remedio el tiempo que estoy en la silla de ruedas, quieta, sin moverme del sitio, pegada a la cama. Como el que está atado sin posibilidad de desatarse. Tal como dice el refranero, -atada a la pata de la cama-.

Remontando a meses atrás, mientras cuando estaba ingresada, ya mi hermano -mi protector, mi ángel de la guarda-, por entonces, venía comentándome cada vez que iba a verme sobre la intención y los ánimos que recibía por parte de sus amigos para lanzarse con esta iniciativa.
En aquel tiempo ya pensaba que era sólo por animarme, decirme algo que me ilusionara, para salir del bache. En donde más tarde, al salir del hospital, con el tiempo y la ‘confianza’, la ‘tranquilidad’ que siempre da el estar, el ‘tenerme’ ya en casa se iría; dejarían dormir el tema.

Y es que, no se trata en no querer confiar en su palabra, desconfiar. Sólo que durante todos estos años pasados, no tan lejanos en parte, sí en ‘vivencias perdidas’, y ante tantas otras cosas que se han barajado para hacer, otras promesas; nunca por una cosa u otra, -las desconozco-, no terminaron definitivamente por cuajar; se esfumaban. Quedando siempre en una intentona.
A las que ¡ojo!, agradezco enormemente el hecho tan sólo de quién fuera por haberlo planteado entonces. Sin embargo, es ése uno de los motivos que hace me tome la noticia, confirmación con reticencia; un poco, bastante de incredulidad. Ver para creer… Por favor, espero, no se me mal interprete y me entiendan.

Es por eso también, y por lo que comprendo se piense que hasta es un poco contradictorio por mi parte, al pensar en que esta ocasión sea quizás, la definitiva.
La de poder tener y hacer una vida como he anhelado todos estos años de ‘reclusión’; dentro obviamente de mis limitaciones y carencias, pero, lo más digna e independientemente posible: La parte de la movilidad. La parte psicológica, ya me encargo yo de ajustar, ponerla a punto.

La idea y por lo que no paran, está en la organización, como decía una Cena Benéfica; de la que ya las entradas están disponibles, según me indica mi hermano, Domingo. Es por esto en gran medida, por lo que finalmente me he decidido a comentarlo tan abiertamente.
Como os decía con la ‘precaución’ de no saber cómo se iba a desencadenar finalmente la idea; me tenía como en ascuas. Por otro lado, me perdían las ganas de aquí en La Buhardilla, desde éste mí rinconcito de casa virtual, decíroslo como cómplices y custodios de un secreto, una idea. Dárosla a conocer y compartirla. Algo sobre lo que para mí tiene un valor infinito. Casi una vida, mi vida (…) Comunicarme, inter relacionarme con mis padres, hermanos, amig@s, ir a la playa, ver una puesta de sol, “poner la antena” para coger y relatar historias, aventuras.
En fin, muchas cosas donde aún queriendo ser precavida, sólo con pensarlo se me pone un nudo en la garganta y los pelos de punta. ¡Qué emocionante! Únicamente la incertidumbre del tiempo y con qué resultado acabará todo, entrecortan la alegría y la emoción.

Una frase me pidieron y una me invente. Me salió del alma, enseguida. Pareció que estaba allí esperando.
Creo que no hay nada más bonito que la unión de la música con el sol; ése cascarrilleo armonioso de compenetración y pausa entre sí. De ahí, fruto de eso, nació la idea, y de ella la frase.

Un apunte aquí quiero hacer sobre “las entradas”.
De antemano, quiero agradecer a La Imprenta Ycod, por su generosidad, ya que altruistamente han querido ayudar aportando su elaboración.
Una gran montaña de arena, al tan gran número de entradas hechas, ¡gracias!.
Gracias, porque sin las entradas poca organización de cena existiría. Sin ellas, la gente “no tendría” con qué colaborar, así como con qué asistir al restaurante, para valga la redundancia entrar. Y es que, son como parte propia de la organización.
Su altruismo ha facilitado mucho el que las entradas ya estén disponibles, a la venta; con fecha de noviembre, con las actuaciones de grupos y solistas, de los que algunos han avanzado confirmado su presencia
-otros pendientes de concretar- el genial Manuel Dorta, el grupo Asíson, etcétera…
Aquellos artistas, que al saber de la situación y lo que se traen entre manos estos “locos” músicos, todos con el ritmo en el cuerpo y la solidaridad por las venas; esas personas que como músicos sensibles, de los que parecen no quedan, y que como están actuando, todo indica que sí; que aún quedan.
Con los instrumentos afinados y la sensibilidad a flor de piel, formados y pendientes en la retaguardia, han querido por iniciativa propia y solidariamente unirse a este momento tan importante de mi vida y de mi familia. A quienes también agradezco por adelantado, su presencia e intención, para intentar alcanzar un sueño.

Es éste ‘arranque’ una prueba al menos. Algo para sin duda ilusionar, y que me muestra se está comenzando un camino, el de una aventura trepidante, donde el sol, protagonista como la ilusión, poco a poco comenzará con el alba u ocaso del día a renacer; a salir y esperar por el horizonte. Con la intención de juntos reencontrarnos a pie de cualquiera sabe qué sitio; alguno seguro; un atardecer, una amanecida. Del ocaso al alba; algún día (…)

Es por eso, porque algo se mueve, por lo que ahora ya no puedo seguir pensando en que no se va a ir más allá. En que nada avanza.
Si bien esto no es más que un principio, unos pequeños pasos, como cuando de a gatas un niño se levanta e intenta caminar, manteniendo esperanzadoramente el equilibrio para no caer, anima a seguir soñando, esperanzada en que: Quién sabe, quizás, tal vez

[…]

Claro que por otro lado al de la ‘euforia’, esta la cautela; mi interior me dice, que sea cautelosa. Quién sabe cómo en la realidad va a darse ‘la venta de entradas’, la aceptación y ganas de colaborar por parte de la gente, con lo que no es más que un problema, una circunstancia personal y familiar, de la que buscar alternativa y solución radica en nosotros exclusivamente.
Es nuestra vida, nuestra situación; el involucrar, el comprometer… Nos corresponde a nosotros.

Unas sensaciones de ‘inseguridades’ recorren por mi mente ante la expectación en comprobar; primero, que lo de un principio, una idea, comentarios terminasen en esto de lo que hablo.
He de reconocer que este tipo de cosas me saben mal, porque de alguna manera es como invitar a un amigo a comer, y a la hora de pagar le indicas que mejor pague él/ella la cuenta. ¡Menuda invitación esa!.
Si por mí fuera, ya me gustaría poder invitar a todo el mundo a reunirnos y celebrar.
Pues al final, es como una pequeña fiesta; la música, la comida, el ambiente, la compañía, el buen rollo y las ganas de vivir es lo que reinará todo el tiempo, como en una fiesta, celebración a las que acudimos en tiempos por nuestros barrios, centros culturales… Y es que también, si no fuera porque no hay otra manera de hacerlo, no aceptaría tampoco dinero alguno. Quién quisiera, tuviera a bien ayudar, colaborar, lo hiciera con lo material, en elementos, aparejos.
Nunca me ha gustado eso de pretender ‘manejar’ el dinero de los demás. Sería así mucho más directo, como lo que más me importa, el asegurar, confirmar, se ha hecho un uso íntegro y exclusivo de todo lo aportado en éste proyecto.
Y es que la ayuda estaría igualmente presente, sólo el método sería diferente. Algo así como os comentaba anteriormente con el gesto de La Imprenta Ycod, con las entradas.

¡Madre mía!, pienso, pienso, le doy vueltas a la cabeza, me imagino cómo puede ser todo; la comida, el después […] ¡Todo! y no me hago a la idea, me cuesta creer algo así me pueda suceder. Nunca, he experimentado cosas positivas en carne propia, siempre todo han sido trabas y continuos obstáculos insorteables. Viendo ahora cómo de verdad, ó por lo menos en ello se están dejando la piel; tirando del carro, con esto para adelante, acongoja de emoción.
Sorprende como aún existe gente con ganas de echar una mano; que no sea al cuello.

Una oportunidad para vivir aún más intensamente. Aunque desde mi encierro nunca lo he dejado de intentar cada día, hacer, hacer, pero que no es igual; el agotamiento y el cansancio que da la misma panorámica, sensación del día tras día, hora tras hora, no es lo mismo. No permite oxigenar y recargar pilas, no por lo menos como me gustaría, lo normal […]

El pensamiento ahora de un sueño, que si bien continúa en la recamara como quién espera viéndolas venir, sí por el contrario, continúa siendo el mismo, aún más esperanzador, pero expectante; para a la hora de despertar, comprobar, era más que un sueño. Un sueño hecho realidad.

Prometo seguir informándoos y poniéndoos al día sobre lo que vaya aconteciendo. Con cautela, prudencia, pero con alegría, emoción y esperanza. Esperanza, en que puede transformarse en realidad. Que ‘la oscuridad’, la penumbra de este rincón, brille y tome más vida, más anécdotas, más color […]

Gracias a tod@s por leerme y seguirme. Continuar sin desfallecer a ése otro lado de la pantalla, navegando por la Red; entrando y sentando en La Buhardilla, donde juntos en los que, en los buenos y malos instantes, compartimos.
¡Gracias!.

By | 2017-06-19T19:26:33+00:00 septiembre 7th, 2011|Personal|29 Comments

29 Comments

  1. naufraloq 10 septiembre, 2011 at 0:53

    ue gran noticia, guapa! Era hora! No es nada justo que pases por esa situación durante tanto tiempo sin que nadie haga nada, esto en éste pais que presumimos de solidaridad y todo este rollo hipócrito patatero no es admisible, ¡basta ya! Que os ayuden j…. Ups, perdón.
    te compro la entrada, lo que sea. Cuenta conmigo, mi familia para lograr un buen final. Verte como siempre has dicho.
    Suerte y ánimos guapa, alguna vez las cosas tienen que cambiar.
    Me he puesto como un oso serio, el tema lo es. Siempre digo en privado, nunca hubiera soportado estar en tu pellejo. Eres increible. Fuerte, sensible. No protestas nunca. Jamás. ¡Besos, chicha! A por todas!

  2. pablo 10 septiembre, 2011 at 22:09

    A mi ya me lo había dicho un pajarito lo de la cena. Y me parece una idea genial. Me parece genial que tu hermano tenga esta iniciativa y me parece genial que cuando una persona necesitada queda abandonada por Papa Estado sea la sociedad civil la que te ayude. Espero y le pido a Dios que vaya mucha gente, no solo para recaudar mucho sino para que te conozcan y vean que a pesar de la cruz, la vida merece la pena ser vivida.

  3. Trébol 27 septiembre, 2011 at 23:48

    Gracias por tu apoyo también. Ese pajarito sabe cantar, dónde buscar la nota. Vamos a ver en qué depara todo. Como comento es algo que me ilusiona, y mucho, anima a pensar que todo éste encierro personal, de vida y comunicación puede “cambiar”, acabarse, pero siempre con toda prudencia. La experiencia de otros posibles fallidos me hace con perdón tener estas dos sensaciones… Un latazo, porque no disfruto de la más positiva, a pesar de lo que sea al final. Pero creo me podéis entender… Tienes razón, cuando dices lo de papá estado. Los de a pie, siempre terminan dando el cayo. ¿Conocerme? ¡Qué valentía! Lo que ocurre es todo gracias a que me rodea gente como tú, noble, de gran corazon. El merito y trabajo es vuestro. Del que por supuesto estoy más que agradecida. Sin embargo permíteme decir, que vivir es algo que nunca se debe dejar de hacer, independientemente de la situación. Con más posibilidades, facilidades. Hacer lo contrario no tiene ningún sentido, por más que se lo busquemos. Y yo desde mi circunstancias, dificultades; ¡quiero vivir! ¡ansío vivir!

  4. carloson 27 septiembre, 2011 at 23:49

    No pides nada fuera de lo normal. No logro comprender. Muchas leyes, constitución española y tanto tiempo así. Increíble. Mucha suerte. Mi Apoyo y ayuda. Es tu derecho poder hacer una vida normal, es hora ya.

  5. cristi 27 septiembre, 2011 at 23:50

    Tiene que ser la ocasión. ¡Cuando un hermano se pone! Suerte. Si necesitas una mano, cuenta con las mías guapa.

  6. naufraloq 29 septiembre, 2011 at 4:02

    Hola Trébol, ¿cómo va el tema de la cena? Sabes que me preocupa y no quiero te sientas un minuto sóla, cuenta con mi apoyo, lo sabes, te lo recuerdo no vayas a olvidarte. 🙂
    Un abrazo.

  7. Trébol 30 septiembre, 2011 at 0:29

    Hola. Pues mira, de momento el tema camina. Las entradas ya están a la venta, y bueno, vamos a ver cómo transcurre todo.

    En estos días habrá novedades de flequillos que faltan, y quizás de alguna fila 0 ó algo así (tengo que confirmarlo). Hay cosas por otro lado que no conozco del todo, me huelo ciertas sorpresas, y es que mi hermano tiene estas cosas, es un buen chico |) pero ya sabes que un hermano, con amigos de compinches se puede esperar cualquier cosa. 😉

    Gracias por preguntar.
    En absoluto, con gente y amigos como tú, puedo sentirme sóla.
    Beso.

  8. Elena 3 octubre, 2011 at 23:52

    hola

  9. Elena 4 octubre, 2011 at 0:02

    Un día alguien con un gran corazón que te acababa de conocer me contó tu historia. Me relataba por encima tu estado de salud pero en lo que más hincapié hacia y destacaba era tu persona, nada más lejos de alguien de quien te puedas compadecer encontró una persona llena de vida y mucho más. Eso fue lo que despertó mi interés por conocerte y por suerte no tarde mucho en hacerlo. Que razón tenía!. Pocas veces me he sentido tan afortunada de conocer a alguien que brille tanto como tu. Gracias por ser como eres.
    Me alegro mucho del tema de la cena, deseo que todo salga bien, porque te lo mereces y por supuesto sabes que puedes contar conmigo.

  10. yeyo 4 octubre, 2011 at 18:04

    Señorita si te portas bien de aqui ala cena ire yo con una gran mujer el cual tu conoces bien jeje, la verdad que no me perderia eso por nada del mundo ya que en estos momentos hay que ayudar y aportar siempre un granito de arena, por que no se sabe cuadno te hace falta atí una mano, un beso grande mucho animo y nos vemos pronto.ok 😉

  11. Trébol 4 octubre, 2011 at 23:06

    ¡Hola Elena! Cuánta alegría no menos sorpresa la de verte por aquí… Pasa, pasa, acomódate y siéntete cómo si estuvieras en tu propia Buhardilla 😉 que ésta lo es.

    Guau. Desde luego, eres estupenda. Vaya chute de sentimientos no me acabas de dar. Los pelos de punta. La de palabras tan bonitas que has dedicado, porque te conozco sé que las dices desde el alma, de verdad. Si algo poco original aunque si sentido es, ¡Gracias!, no sé qué decirte más que son inmerecidas. Lo digo, repito y no me canso. La suerte y afortuna, es mía de tener amigos como tú, como ustedes. No tengo cómo definirlo. No soy tanto cómo os empeñáis, “normalita”… aunque tengo mis cosas raras. Me pasa cada una! Que poco entra dentro de lo “normal” 🙂

    Imagino quién fue esa personita, es pasión… Es genial, sabes de mi afecto, y creo, por su parte también a mí, eso me lo demuestra siempre. Quizás sea eso lo que le confunde, cuando habla de mi, mi vida, etcétera….. Exageras… Como tu ahora, eso es porque los buenos sentimientos os abrazan. De verdad, sin bromear. Muchas gracias. Emociona mucho leer estas cosas, sentir tanto cariño. Tú también eres especial para mí y continuamente doy las gracias por haber tenido la suerte, no sólo de conocerte (qué cosas de la vida), sino continuar conociéndote, con esta tan bonita amistad, de la que por lo menos yo siento.

    Gracias por tus deseos para la Cena. Me cuesta sabes aceptar este tipo de cosas, porque cada uno tiene lo suyo, pero desde el corazón agradezco tu disponibilidad para lo que necesitemos. Ya hablamos de esto 😉
    Me emociona pensar puede ser esta la ocasión de verdad. Tantos años, tantas cosas…
    No pierdas las mañas, y cuando quieras una visitilla, aunque sea fugaz! Te espero, ¿vale?
    Saluda a Toño! Hablamos. Abrazos.

  12. Trébol 4 octubre, 2011 at 23:12

    Yeyo, ¡muy buenas! qué bueno verte por aquí, si es que tengo unos amigos que son… la repera 😉 por no decir otra palabra.

    Sabes que, aunque no lo logro intento comportarme y ser buena chica.
    ¿Te vendrás? ¿Vas hacer un rapto? bailaremos una piecita entonces o mejor, cantaremos; la canción la eliges tú obviamente… Ay madre mía. Gran mujer, y dilo de verdad… grandes personas de las que me rodeo.

    No porque sea para mí en este caso. Ahora tienes toda la razón; nunca se sabe. Nadie estamos libres de necesitar de la mano de otros.

    Muchísimas gracias y hasta cuando quieras, ¡por aquí nos vemos! un abrazo.

  13. […] los artistas y grupos que estarán en la noche de la Cena, entre las actuaciones que tendré, y tendremos, todos el gustazo de ver, junto con lo musical, el […]

  14. […] su vez, aprovechando y sin ser en principio la idea principal, también se dio a conocer lo de la Cena Benéfica. Algo que agradezco enormemente, por lo que significará. Un poco en resumen todo esto. Pues, […]

  15. […] algo faltaba, entre las cosas más importantes; que invitan y dan a conocer la Cena, no es otra cosa más que ¡el […]

  16. fernando 14 octubre, 2011 at 20:26

    HOLA NENA, COMO VES, SE TE QUIERE MUCHÍSIMO. ¿HACEMOS UN TRATO?
    TE REGALO UNAS PALABRAS PRESTADAS DE MARIO BENEDETTI. TITULO: PUEDES CONTAR CONMIGO. ESPERO QUE TE GUSTEN

    Cuando sientas tu herida sangrar
    cuando sientas tu voz sollozar
    cuenta conmigo.
    (de una canción de Carlos Puebla)

    Compañera,
    usted sabe
    que puede contar conmigo,
    no hasta dos ni hasta diez
    sino contar conmigo.
    Si algunas veces
    advierte
    que la miro a los ojos,
    y una veta de amor
    reconoce en los míos,
    no alerte sus fusiles
    ni piense que deliro;
    a pesar de la veta,
    o tal vez porque existe,
    usted puede contar
    conmigo.

    Si otras veces
    me encuentra
    huraño sin motivo,
    no piense que es flojera
    igual puede contar conmigo.

    Pero hagamos un trato:
    yo quisiera contar con usted,
    es tan lindo
    saber que usted existe,
    uno se siente vivo;
    y cuando digo esto
    quiero decir contar
    aunque sea hasta dos,
    aunque sea hasta cinco.
    No ya para que acuda
    presurosa en mi auxilio,
    sino para saber
    a ciencia cierta
    que usted sabe que puede
    contar conmigo.

  17. Trébol 15 octubre, 2011 at 2:30

    Para que vea que confío, acepto el trato. Ahora, sólo por curiosidad (la del gato) ¿En qué consiste el trato?

    En serio ¡Qué bonito! Jamás lo había visto. Leído tiene un sentimentalismo, y si lo pone con el traductor a voz del blog; los pelos de punta… Gracias por ése regalo “préstamo” tan hermoso. Cómo me conoce, bueno ¿a quién no le gusta un regalo y sorpresa, verdad?

    Ciertamente, cada día que pasa, noto más las muestras de cariño, y eso llega muy adentro; y se agradece de corazón.
    Que sepáis, por si no lo he dicho, que yo también os quiero. Más cuando se va de frente y así de cara, limpiamente. Con intensiones y deseos tan increíbles y bonitos. Con sinceridad.Pensando más que en uno mismo en los demás, en éste caso, yo.

    Un abrazo. Hasta prontito.

  18. Conchita sanchez, maceiras 15 octubre, 2011 at 20:29

    Te quiero guapa, un beso

  19. Trébol 15 octubre, 2011 at 22:02

    Y yo a tí; ¡gracias! Sabes estás invitada

  20. […] imaginé cómo la Cena iba a proporcionarme tantas sorpresas, la verdad estos días están siendo entre bonitos, y muy […]

  21. […] hace más de dieciséis años atravieso, sino por también querer poner vuestro gran granito para la cena del próximo mes. Donde si todo sigue como hasta ahora, ojalá así sea, pasaremos momentos entrañables, por lo […]

  22. […] En el horno esta que cuece; la Cena Benéfica ~ ‘Son 21? artistas que confirman su asistencia a la Cena Benéfica ~ El humor, la observación […]

  23. […] habéis ido sumando esfuerzos junto a ellos, ayudando y poniendo las cosas más fáciles, para que la cena de la que hoy hacen de este programa especial, sea especial […]

  24. […] imaginando […] Sin duda, cada vez más, con más ganas de que llegue el gran día, de la “Gran Cena”. Como hacen señalando cuando los días son importantes,  sin duda éste lo es; […]

  25. […] un breve, de mí, sobre la cena próxima, 12 noviembre… Más tarde, en el reportaje; la cena y un breve pulso de mi […]

  26. […] que los chicharros mayores (de la capital) iban a unirse, a dar a conocer lo relacionado con la Cena Benéfica del 12-N estuvo entre mis […]

  27. […] porque desde el sábado 12, “tumbando barreras“ ¡es un poco, mucho más realidad! Hemos, habéis por lo menos empezado un camino, un camino que […]

  28. […] En el horno esta que cuece; la Cena Benéfica ~ Entre “prisioner@s de prisión” y “prisioner@s domiciliarios” ~ Las […]

  29. […] y que a continuación seguro entenderás. Hace unos meses, tras la preparación y difusión de la cena benéfica, que creo todos recordaréis, sino aquí os hago un recuerdo de la misma; fue cuando tuve la […]

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies