Sé que las horas pasan. Sé que la vida pasa. Sé que los sentimientos y el corazón siente lo que siente y no puedo modificarlo por más que quiera, porque mi corazón y mis sentimientos es cuanto tengo, y si niego su presencia en mí me niego y me vendo a mi misma de una forma inverosímil.

Sé que las horas deben de pasar. Sé que la vida ha de pasar y tengo la necesidad de sanar lo que le duele y hiere a los sentimientos por el olvido y la desidia a la que se ven sujetos sin apenas darse cuenta de lo que pasa y duele muy adentro.
Abro toda ésta necesidad que siente mi corazón, y porque sé las horas y sé que la vida pasa quiero dejar encendida la llama de mi afecto por ti, y no quiero dejar perder ni un sólo instante en no disfrutar de ti al máximo.