Me colé, y no os lo dije en su día, cuando se confirmó. Espero me disculpéis.

Entre los artistas y grupos que estarán en la noche de la Cena, entre las actuaciones que tendré, y tendremos todos, el gustazo de ver junto con lo musical, el ritmo sonoro; el humor.
Será también uno de los momentos que no van a faltar. Y estará de la mano; mejor dicho, de las historias de Alberto, el monologuista.

Tendremos tiempo pues para deleitarnos y recrearnos desde el humor que él despliega, con situaciones y temas variopintos, sacándoles punta, como él sabe hacer. No me equivoco si digo que la risa está asegurada.

Y es que el humor, la música, como el respirar no pueden faltar en la vida. Sin una risa todo es más triste, y la vida no puede serlo. No podemos dejar que la tristeza se apodere […] Al menos, no dejar de intentarlo.

Mi más sincero agradecimiento también a Alberto. Como dijese también a los demás grupos; porque sé de lo complicado que son estas cosas, y por contra su deseo de estar en ése día especial. Así como su gentileza en sumarse solidariamente a esta bonita locura.

No acabo sin antes aprovechar para deciros, que aunque no los nombre hay otros grupos que según me comentan, tienen deseos e intenciones de sumarse y regalarme como los hasta ahora nombrados la oportunidad de estar cerca de ellos, arropada y en su compañía.
He de confesar que en la práctica totalidad, será la primera vez que los vea en directo, sin pantalla de por medio, algo que ilusiona todavía mucho más. A todos gracias de antemano.

Cómo os decía, faltan, pues unos son como sorpresas para mí, como para mantenerme ese misterio, y otros me irán desvelando sus nombres poco a poco.
¡Y es que, son ruines! Me hacen “sufrir” con ese silencio. Que me gusten las sorpresas no les da derecho a eso ¿no? 🙂
Aviso a navegantes. No me quedaré de brazos cruzados, toca hacer las veces de investigadora. Investigaré e intentaré, poco a poco sonsacar. Por supuesto os diré; no os creáis me lo guardaré… ¿O sí? y de esta manera os mantengo en vilo. Me lo pensaré. Mm.

Que no tengo estilo, ni gracia, para hacer monólogos lo sé. Como todo arte en la vida, hay que tener maña e ingenio. Sin pretenderlo aún a un monologo malo, no quisiera parecer con tanto rollo que me marco, que lo hago.

Lo dicho, seguimos ahí, preparando todo, con la ilusión y emoción de saber que estáis también ahí. De corazón, gracias.