Cruzamos una parte del camino. Detrás se queda una parte, mientras en el corazón se quedará perpetuó a todo lo experimentando en este tiempo que duró. Sin comparaciones ni equivalencias, seguimos nuestro rumbo por una parte nueva del camino.

Cada uno de los días de nuestra vida, no puede ser el soñado, ni perfecto; sí, sin embargo, cada uno de los días, por poco que parezca, tiene una experiencia la cual no vamos a olvidar jamás. Los sabios dicen; -“Existen sueños de los que no quisiéramos despertar, y realidades que fueran sueños”- Sin tener nada de sabía, ni pretenderlo, sólo puedo decir; quiero estar despierta siempre, para disfrutar de lo que soñé y, soñar siempre de cada una de las realidades que vivo, porque así, no las perderé jamás de mi corazón.

image

Maneras de vivir la vida. Maneras para cruzar el camino; todas son perfectamente válidas, si las acompañas de compañía, de alegría, de ilusión, de fe, de esperanza, y sueños.
No puedes dejar ni un sólo de los sentimientos detrás, porque serán el mejor mapa para andar en este nuevo recorrido.