Me duele la sin razón. Me duele la carencia de corazón y afecto. Me duele la falta de generosidad. Me duele la falta de humanidad. Me duele todo lo que le duele al alma… Y no puedo dejar de sentir tanto dolor.

Ojalá, algún día tanta sin razón, y tanta barbarie se convierta en razón, corazón y afecto, generosidad, humanidad… porque entonces sentiré que estoy cerca de almas plenas de sencillez.