¡Ton, ton, ton, ton, ton, ton, ton, ton, ton, ton, ton, ton! ¡Una a una las uvas desaparecen de la copa! ¡Feliz año nuevo! ¡Estreno el 2.016! Suenan los pitos y también los mata suegra, al tiempo que los confetis y las serpentinas vuelan por encima de las cabezas, las copas de cava y de sidra chinchinean repetidamente mientras la multitud exclama: ¡Feliz año nuevo! ¡Feliz 2.016! el júbilo y el jolgorio, se cuela dentro de los cuerpos de los presentes al ritmo de orquestas y equipos musicales, provistos de buena música para bailar.

Dieron las doce campanadas y comienza el estreno de tantos firmes propósitos, proposiciones, ilusiones, pensamientos y emociones. Te muestras decidido en exprimir al máximo cada una de las experiencias que deparará este año recién estrenado. Siempre mejor acompañado. Reclamas prosperidad y armonía para el mundo. Instantes vividos esta noche vieja que no desaparecerán jamás de la memoria. El 2.015 ya terminó. Vivir al máximo el 2.016 que ahora y hoy ya estrenas es la mejor enmienda que puedes proponer.

Continúa con la decisión y el ímpetu que desprendes al estrenar este nuevo año. ¡Resta tanto aún por descubrir! ¡FELIZ 2.016!