Quisiera pedirte disculpa por las veces que estoy contigo y te achucho, te digo mil veces lo que siento y cómo me haces sentir. Te agradezco tanto tu presencia, que no puedo hacerte estas faenas; que dicho sea de paso, a mi me da vidilla porque supones algo importante en mi vida y también necesito que lo sepas, y no lo olvides nunca.
Quisiera poder pedirte disculpas, sólo que siento que si desaprovecho la oportunidad que me regala la vida en éste instante que puedo compartir contigo y mostrarte lo que nace de mi corazón, me parece que estoy menos valorando lo que la vida junto a ti me han regalado y me regalan siempre que podemos estar un ratito de charlas, y de paseos.

Perdóname de corazón si a veces soy un poco pesada repitiendo que eres importante para mí, y de seguido para mi corazón. Siento que la vida es pura pasión y llevo mucho tiempo desquitando de encima prejuicios y esperando ser libre para esto mismo, hacerte partícipe y cómplice de mis emociones y sentimientos.

No se me puede escapar la vida ahora entre los dedos por el mero hecho de mirar alrededor y sentirme observada, así por ponerle mucha pasión a todo cuanto vivo.

Si no me perdonas, volverás a irte conmigo, y te daré y diré cuantas cosas necesito y siento. No puedo desaprovechar ésta ocasión a la que llevo muchos años esperando.