Miles de personas, ciudades completas, en perfecta conjunción de tiempo e intención, celebran el día que conjuga y rememora igualmente al resto de los demás: Día Internacional del Libro.

Día precioso, mágico. Palabras y letras que a pesar del tiempo permanecen con fuerza, risueña e importante presencia. Brillantes y emocionantes aventuras que suturan cada instante, de vivencias y sueño.

Vida propia. Libros individuales y únicos, de igual modo a quienes los leemos. La que cada autor plasma desde su imaginación, trasvasada a la nuestra.

Celebración que no la hace más importante ó necesaria sean muchos cuantos lectores la celebren.
No es la cantidad lo que hace hermosa la lectura. Basta únicamente con ser ‘buenos lectores’ y tener siempre un libro a mano. –En la cabecera de la cama-.
Ya que, leer alivia muchos males y alegra la vida; así como enseña y nos hace aprender, comprender sobre las cosas buenas y malas, sobre lo bueno y malo. Lo deseado y lo indeseado. Ser más tolerantes y comprensivos. Valores fundamentales de la vida, que un libro es capaz de arrojar.

No hay mejor ni más grata y dulce medicina que la obtenida a través de un libro. Minutos de lectura. Por pocos que sean. Reconforta, hace que la imaginación, los sentimientos se disparaten, creando mundos y acontecimientos, personajes variopintos y curiosos; enamoradizo(a), guerrero(a), ancestral, heroico(a), templario, hadas, príncipes…

El misterio de la lectura. La magia de poder sentir un tiempo aventurero. Miles de emociones y sensaciones que transportan no sólo en el tiempo, sino en el alma. Desde la más pura imaginación, tal se hiciese de niños. Desde aquel cuento; cenicienta, los tres cerditos, blancanieves, cuando copaban minutos previos al descanso así a otros de diversión; cumpleaños, reuniones de amiguitos…

Libro. ‘Gran chistera mágica’. Miles de temáticas, formas y colores. Misterio, romántica, acción, histórica… Impactos que impregnan de interés y curiosidad a quien lo lee, ve, escucha…

Ciertamente para algunos puede ser un objeto sin más valor,  sin ningún tipo de interés. Al convencimiento de que son menores el número, de que hacen de su existencia un uso banal; sujetapapeles, adorno, calzo de mesa… Es sin embargo, para quienes la búsqueda va más allá; de pasar sencillamente el tiempo, sin apenas poner sentido a lo que lee. Cuando éste, se transforma. Representando y sintiendo haber traspasado y colado, entre páginas e historia. Letra a letra, párrafo, a párrafo en casi cada uno de sus protagonistas, ambientando el sitio al suyo, al que ése momento capta la atención. Una vinculación personal que se vive y siente intensamente. Impregnando pensamientos y deseos en cada hoja, cada línea y argumentación; absorbidas con curiosidad.

Actualmente los libros creen y se desarrollan, sin perder nada de su misterio, intriga y mágica imaginación. Las nuevas tecnologías, se conjugan para facilitar e integrar a la lectura a cuantos es su deseo. Los e-books, ponen su parte electro-tecnológica presencia para así sea. Herramienta utilísima, que ayudan a navegar y adentrar en hechos y andanzas…

Arraigada tradición, que pasa hacer algo más que tradición cultural. Sin considerar Madrid, Barcelona, Canarias, Reino Unido, Irlanda, Colombia… Día internacional del Libro.

Llama poderosamente la atención Sant Jordi (Barcelona) ciudad adorada y atrayente,  respeto y admiración al mimo dedicado a su cultura: Libro y rosa, que a ellos y ellas, pone de manifiesto el día del libro, aromática sensación de andanzas, y hechos, cada año más majestuosos.

Día Internacional del Libro. En el que no sobran las palabras y sí ganan los hechos. Dar y obsequiar un libro, es dar y obsequiar imaginación, creatividad, aventura. Implicarse en la felicidad y el alma de a quien se obsequia.

Día del libro. Internacional en cada uno. Sin dejar de considerarlo mañana, así como hoy, nuevo día para celebrar y compartir. Cada día de mágicas e irrepetibles hazañas. Almacenándolas en la memoria y reviviéndolas particularmente.
Cada día, una nueva andanza. Poniendo un libro de cualquier título, temática y autor en tus manos, en tu vida y la de los demás…

Palabra a palabra, letra a letra, historia a historia. A todos(as) feliz día del libro. San Jordi.

Día Internacional del Libro

Comparte y sentirás la felicidad de un nuevo acontecimiento.

¡Hazlo!… ¡No lo pienses, sumérgete en la andanza! Comprobarás la magia de un libro, cerca de ti.