Sin venir de otro planeta, pero sí, recién llegada del mundo de los sueños, del descanso, de la imaginación, del recuerdo y las emociones recibo el día que nace, con la intriga y la curiosidad de ver qué depara, veo venir éste nuevo día.

Día de esos de la semana que despista por uno u otro motivo, sin lugar a dudas un nuevo día. Día que espero sea venido también de otro planeta; el mismo día al que hoy, hay que ponerle una historia, emociones, ilusiones, coraje, fe, alegría… para así, continuar escribiendo la hoja de la vida, y seguir el camino más personal; para así, cuando a la noche concluya y lo analice, la dicha, la fe, la fuerza y la emoción sea la energía que acompañe y de fuerza para seguir en la esperanza de vivir en un mundo de ensueño.

Que la energía de la vida nos acompañe, hoy y siempre.