Lo que destruye me hará crecer. Lo que crece en el corazón, jamás podrá ser destruido.

No puedo dudar de las raíces que dan vida al alma. Puedo dudar de mil cosas diferentes ¿del corazón? Jamás, ya que, no hay nada tan poderoso que destruya las raíces de mi alma.