Si desde el corazón llueve no hay que preocuparse, llueve porque esta contento, y si así está, se empapará de ganas de seguir ocupándose de emocionarse siempre.

Por todo ello, no preocuparse de que el corazón se inunde, pues las emociones le embargan de inmensas ganas de seguir preocupandose de vivir.